Compartir

Aquí se celebra desde 1978 el Festival del Mundo Celta, Fiesta de Interés Turístico Internacional que este verano se celebra desde el pasado jueves hasta mañana.

Gwendal subirá esta noche al escenario para poner el broche de oro a la 29ª edición de este festival gratuito que organiza cada año el Ayuntamiento de Ortigueira, con las ayudas de la Diputación provincial, la Xunta y el patrocinio de empresas privadas como Estrella Galicia.

En total, el presupuesto pasa de los 300.000 euros, se ha recortado a la mitad desde el inicio de la crisis y queda muy lejos de los 700.000 euros que manejaban en 2007-2008, indica la organización.

Los bretones Gwendal, el plato fuerte de esta noche, acumulan cuatro décadas de experiencia sobre las tablas y regresan a Ortigueira por segunda vez, donde ya actuaron en 2006.

Los precederán sobre el escenario del malecón otros grupos de las naciones celtas, la Banda Crebinsky (Galicia), la Badag Galzik Kemper (Bretaña), la Dominic Graham School of Irish Dance (Irlanda), Dán, formada por músicos de Bretaña, Escocia e Irlanda, y uno de las notas exóticas del Festival, Harmonica Creams, un cuarteto de folk japonés.

Esta banda nipona de folk, que conjuga violines irlandeses y armónicas con ritmos del blues, se aupó como ganadora del concurso Runas para grupos noveles del 2012 que los catapultó al escenario en el esta vigésimo novena edición.

Este año, la final del certamen para bandas debutantes, un certamen que se celebra desde el 2000 para la promoción de nuevos talentos del folk, se la llevaron los vascos de Ruaille Buaille, que la madrugada del viernes se disputaron el pasaporte directo al cartel musical del 2014 con otras tres bandas de León (Folk on crest), los Baleares de Boc, y los gallegos Guezos.

Ganaron los vascos, que se llevan 2.500 euros y una actuación artistas invitados al próximo Festival de Ortigueira. Se impusieron por “su propuesta festiva y su importante presencia escénica”, destacó un jurado encabezado por el coordinador del festival, Alberto Balboa, un productor musical, un representante de la Escuela de Gaitas de Ortigueira y dos personas elegidas al azar de entre el público.

Miles de campistas colonizan desde el jueves el pinar de Morouzos, junto a la playa, el espacio abierto que la organización pone a disposición de los folkies, como se conoce a los asiduos a esta cita gratuita con la música de raíz que pasaron de 50.000 en la pasada edición para desbordar una localidad de 6.500 vecinos, con solo 2.000 en el núcleo urbano de Santa Marta.

La oferta musical se completa hoy con una feria de artesanía, dos muestras fotográficas, un taller de composición musical en el IES de Ortigueira a cargo de Ernesto Campos, pasacalles de las bandas de gaitas y un concierto más discreto en el Teatro de la Beneficiencia del Sylvain Barou trío a partir de las 20:00 horas. Las actuaciones del puerto, gratuitas y al aire libre, comenzarán a partir de las 22:00 horas.

Renfe y Arriva han reforzado sus conexiones con Ortigueira por tren y bus desde Ferrol y Ribadeo con más de 20 servicios especiales. Un amplio dispositivo de seguridad y limpieza integrado por agentes, voluntarios de Protección Civil y personal municipal supervisa el evento.