Compartir

El creador, que expondrá por primera vez en España, ha esbozado hoy algunas de las ideas con las que trabaja para esta creación, concebida expresamente para este espacio, que sólo se podrá ver en el Centro Botín y diferente a lo que ha hecho hasta ahora.

En principio, no prevé instalar ninguno de sus famosos toboganes, ya que, al ser la exposición inaugural del centro, apuesta por un proyecto que no reste protagonismo al edificio -diseñado por el arquitecto italiano Renzo Piano- y que ofrezca a los visitantes una forma de encontrarse con el espacio.

El proyecto es todavía un tanto “hipotético”, según reconoce Höller, pero ha avanzado que utilizará la escultura para crear espacios dentro de la sala de exposiciones, sin colocar tabiques, para respetar el aire del espacio.

La muestra saldrá además a buscar al público, extendiéndose al parque y los jardines que rodean el Centro Botín y reclamando su participación, irradiando así hacia la ciudad, tal como ha añadido el presidente de la Comisión de Artes Plásticas de la Fundación Botín, Vicente Todolí, que no ha desvelado aún la fecha inaugural.

La Fundación ha decidido abrir el centro con este artista, nacido en Bruselas pero de origen alemán, porque es un creador que busca la interacción con el espacio y con el público, lo mismo que pretende hacer el Centro Botín con su entorno, junto a la bahía santanderina y los Jardines de Pereda, y con la ciudad y sus vecinos.

Y también comparten el interés por analizar las emociones, una constante en el trabajo de Höller y una de las claves de este centro, que pretende utilizar el arte para despertar la creatividad a través de las emociones.

En la muestra, las obras de Carsten Höller empujarán al visitante a cuestionarse cómo percibe el mundo y requerirán su participación.

El artista evitará una interacción “demasiado fuerte” con el edificio, una construcción que le parece “preciosa” y “perfecta” para exponer, porque se parece a la única casa que ha construido, instalada también sobre el mar y con la misma idea de no “bloquear” con el edificio lo que hay detrás.

Esta primera gran presentación de Höller en España se acompañará de un taller de arte de los que organiza anualmente la Fundación Botín, que tendrá como protagonista a este creador y escultor acostumbrado a instalaciones monumentales.

Supondrá el arranque de una programación que potenciará la que ya ofrece la Fundación y ampliará a dos convocatorias anuales los talleres con artistas de proyección internacional.

El Centro Botín reservará la planta superior para muestras de los artistas directores de los talleres y para exposiciones de marcada proyección internacional.

Y la planta baja acogerá una muestra permanente de la colección, formada por obras de artistas que han dirigido talleres y de los becarios de artes de la Fundación.

Además, se seguirán organizando exposiciones no necesariamente de arte contemporáneo, se continuará con el programa de dibujo y se ampliarán las actividades sobre creatividad.

A todo esto se sumarán nuevas líneas de programación que se perfilarán con el nuevo director artístico, que se dará a conocer en los próximos días.

“La historia empieza aquí, pero no hay barreras. La Fundación se siente libre de mirar alrededor, atrás y adelante”, ha comentado Todolí en la presentación, a la que han asistido también el director general de la Fundación Botín, Íñigo Saénz de Miera; la directora ejecutiva del futuro Centro Botín, Fátima Sánchez, y Paloma Botín, miembro del patronato de la Fundación.