Compartir

“Venimos a despedir a Concha. No hay palabras”, se ha limitado a decir a los periodistas, visiblemente emocionado, el compañero sentimental de Concha, quien llegó al tanatorio de La Paz de Madrid quince minutos antes de que se abriera al público, a las 10.00 horas, la capilla ardiente de la periodista, fallecida el miércoles de leucemia.

Acompañado de la hija de la periodista, Vicente Andrés Gómez ha asegurado que los hijos de Concha estaban “bien”.

Poco después de las 9.30 horas llegaron la madre y la hermana de García Campoy, muy emocionadas, junto con otros familiares de la popular comunicadora.

Desde primera hora de la mañana han acudido compañeros de profesión de Concha, como Marta Robles, la primera en llegar y que no ha querido hacer declaraciones, o Rosa Villacastín, quien ha asegurado que adoraba a Concha y que “no ha habido otro persona con tanta unanimidad de cariño y respeto, porque no solo era una gran periodista, sino una gran amiga”.

Hasta el tanatorio se han acercado también los periodistas Ángeles Caso, María Escario y Fernando Ónega, así como el actor Santiago Segura, quien muy emocionado ha dicho que no tenía palabras para expresar lo que sentía en ese momento por la muerte de la periodista.

Ónega, por su parte, ha calificado a García Campoy como una mujer pionera de la comunicación audiovisual.

También se ha acercado a expresar sus condolencias por la muerte de la periodista el secretario general de los socialistas madrileños, Tomás Gómez.