Compartir

Para la veterana corresponsal de guerra nicaragüense Claudia Gordillo, la subjetividad es inherente a la persona y, por tanto, “es imposible” hacerla a un lado cuando se quiere tomar una imagen.

Gordillo, educada en Italia y responsable de la fototeca del Archivo Histórico de la Universidad Centroamericana (UCA), anotó, sin embargo, que esa subjetividad debe estar basada en valores humanos y ética, y no afinidad al poder.

“Los fotógrafos deben tener autonomía intelectual”, es decir sin compromisos con grupos de poder y eso permitirá crear una imagen de acuerdo a la creencia y valores del fotorreportero, razonó.

Margarita Montealegre, la primer mujer en hacer fotoperiodismo en Nicaragua, desde 1977, dijo, por su lado, que si bien los fotógrafos tratan de abstraerse y desapasionarse de lo ideológico, “es difícil” cuando hay injusticias o autoritarismo del poder.

Otro de los puntos debatidos durante el conversatorio es si la foto publicada en los periódicos es la mejor foto o depende más de la línea editorial del medio al cual se trabaja.

“La colección de mi vida es sobre mis mejores fotos que nunca fueron publicadas en los periódicos en los cuales trabajé”, matizó Gordillo, una de las mejores fotógrafas nicaragüenses.

Para Montealegre, uno tiene que hacer la imagen que pide el periódico para el cual uno trabaja porque es su obligación, pero no debe limitarse en hacer únicamente la foto que el medio desea, sino “ir más allá”.

Se trata, según ambas profesionales, de salirse de la ruta, hacer tomas distintas a lo usual y proponerlas al medio, y, en caso de no ser publicadas, guardarlas para su archivo personal.

Asimismo, coincidieron en que las nuevas tecnologías permiten contar con imágenes más precisas y mejores ángulos.

También destacaron las “imágenes frescas” y las fotos “del momento justo” que permiten equipos como celulares, aunque la calidad no sea la misma.

Asimismo, advirtieron sobre lo difícil y peligroso que es hacer fotos a líderes del narcotráfico, incluso de las llamadas “maras” o pandillas juveniles violentas de Centroamérica.

A juicio de ambas, para lograr una buena foto es necesario pasar de “clandestino”, inadvertido, esconder cámaras, romper las reglas y tomar riesgos.

Aycart, por su lado, abogó por guardar con mucho recelo los archivos fotográficos y aseguró que en EFE se coleccionan “con el mismo cariño” porque son imágenes que son parte de la historia y de la realidad.

Ese conversatorio, celebrado en la sede del Centro Cultural de España en Nicaragua y moderado por el crítico de cine Juan Carlos Ampié, se dio en el marco de la exposición fotográfica itinerante centroamericana, “40 años compartiendo nuestra historia” con motivo del 40 aniversario de la Agencia Centroamericana de Noticias (ACAN-EFE).

ACAN-EFE nació el 23 de junio de 1973 por un acuerdo entre una veintena de los principales medios de comunicación de Centroamérica asociados con la agencia EFE de España, para acabar con el aislamiento noticioso de la región y ofrecer un canal de intercambio de noticias entre los países centroamericanos.