Compartir

El festival comenzará en su habitual emplazamiento del cercano monte a Bilbao Kobetamendi con la actuación de los británicos Depeche Mode, que llegan con su decimotercer disco, “Delta machine”, y con el objetivo de repetir el éxito que lograron en el festival bilbaíno en 2009.

En esta jornada, también destaca el concierto de Biffy Clyro, con su nuevo disco “Opposites” que le ha proporcionado su primer número 1 en ventas en Gran Bretaña.

La electrónica oscura de Editors y los festivaleros y bailones Two Door Cinema Club completarán el primer día del certamen.

La segunda jornada traerá por primera vez a Euskadi a la familia Followill, los tres hermanos y un primo que integran los Kings of Leon.

El grupo norteamericano de rock de raíces sureñas ha anunciado para este mismo día la salida del primer sencillo de su nuevo disco, que publicarán en septiembre.

Arroparán a los americanos Public Image Limited (PIL), la banda de John Lydon (Johnny Rotten cuando lideraba los Sex Pistols), los indies británicos The Vaccines y The Klaxons, la banda de Mark Lanegan y Johnny Borren.

Para el cierre del festival, el sábado, el BBK Live cuenta con las megaestrellas del “hardcore” melódico californiano Green Day, los exitosos “indies” neoyorquinos Vampire Weekend, la electrónica de Fatboy Slim y el rock de los suecos The Hives, además del guipuzcoano Fermín Muguruza con su proyecto Kontrakantxa.

La fuerte presencia de grupos de música anglosajona ha atraído a Bilbao a numerosos seguidores de las islas británicas y Australia, que han abarrotado los hoteles de la ciudad, donde ya es imposible encontrar una habitación libre.

En previsión del lleno de los alojamientos tradicionales, la organización del festival, el más destacado de su género en el norte de España, ha triplicado el recinto de acampada con un total de 120.000 metros cuadrados en una nueva ubicación en el cercano monte Arraiz, aproximadamente a un kilómetro del recinto de los conciertos.

La organización del evento musical en Bilbao contará con un servicio propio de seguridad de 140 personas, que trabajará tanto en el interior del recinto musical como fuera de él.

Otros 30 operarios, apoyados por 15 vehículos, se encargarán diariamente de las labores de limpieza del recinto de conciertos, donde se instalarán 150 contenedores.