Compartir

La intensidad barroca de 'Las cuatro estaciones' de Antonio Vivaldi y el romanticismo eslavo de Tchaikovski fluyeron ayer entre las butacas de la Sala Argenta del Palacio de Festivales de Santander, durante el concierto ofrecido por la Camerata E.ON -bajo la batuta de Zorik Tatevosyan-, en lo que fue el estreno del Encuentro de Música y Academia 2013 de Santander.