Compartir

La revista “People en Español” ha publicado fragmentos del esperado libro, de 239 páginas, en su nueva edición de agosto mediante un acuerdo con la editorial Atria Books, una división de Simon y Schulster.

La portada de la revista muestra a una sonriente Jenni Rivera y el titular “Sus últimas palabras”.

La familia de Rivera lanzó la autobiografía de la artista, que escribió la propia “diva de la banda” en el lenguaje franco que le caracterizó, al cumplirse el que sería el 44 cumpleaños de la cantante, el pasado 2 de julio.

En la misma, Rivera cuenta, para sorpresa de muchos, cómo, el 26 de enero de 1977, fue violada por un hombre que había visto poco antes en un frecuentado club en la ciudad de Los Ángeles.

“El Farallón era donde muchos cantantes del género regional mexicano iniciaron sus carreras. Fue donde decidí grabar el primer vídeo musical de mi canción 'La chacalosa'” y es ahí donde había conocido a su entonces segundo esposo Juan López, preso en ese momento por contrabando de inmigrantes, indica en el capítulo “No eras tú la vieja de El Cinco”.

Fue esa precisamente la pregunta que le hizo un hombre que la interceptó cuando salía del baño del club. El Cinco era el apodo de su esposo Juan.

La cantante recordó que el hombre la agarró por un brazo y la zarandeó y que fue el mismo que luego la siguió en un coche junto a otros dos hombres.

“Tres personas estaban en el coche y empecé a asustarme… manejaban detrás de mí y luego aceleraban y trataban de sacarme del carril para que me estrellara contra los carros estacionados en la avenida Central”, recordó Rivera, que perdió la vida en un accidente de aviación en 2012.

“Todo mi cuerpo estaba temblando”, señaló la artista, que optó por salir del coche y correr sin que lograra escapar de dos de los hombres que la llevaron al coche donde le esperaba el hombre que había visto en el club, quien le violó en ese lugar.

Rivera confesó además en su autobiografía que decidió no contar a nadie lo que le había ocurrido. “No quería que nadie supiera de mi pena y quería mantener mi identidad como Jenni, la Rivera rebelde que nunca había perdido una pelea. Pero para mis adentros sabía que había perdido un pedazo de mi misma que nunca recuperaría”, señaló.

Jenni Rivera contó además en su libro cómo, tras una aparición en el programa de Don Francisco para promover un disco, en el que además habló de temas personales, comenzó a recibir cartas de sus seguidores.

“Mis fans eran tan especiales para mí porque me querían a pesar de que ellos no tenían por qué quererme, y eso siempre me ha tocado muy profundamente”, indicó la intérprete, que además contó en su libro sobre Fernando, el que consideró el amor de su vida, que conoció en un club, y con el que dice fumó marihuana por primera vez.

De acuerdo con su revelación, Fernando, que era diez años menor que ella, era un caballero, un hombre que le hacía reír y con el que se sentía bella.

“Para él yo no era una artista, yo era simplemente Jen. Amaba mi forma de cantar y me apoyaba, pero para él esa era una carrera. Me quería por ser una mujer apasionada, loca y gángster fuera del escenario y cuando estábamos solos en la casa”, indicó en el segmento titulado “Pinche Pelón”.

“Esta fue la única relación que yo quise que de verdad funcionara y pensé que si la protegía de los medios podría sobrevivir, así que nunca hablé de él con los medios”, confesó además la artista, madre, abuela y empresaria.

Al momento de su muerte, que conmocionó al mundo del espectáculo y a sus fanáticos que inundaron las redes con mensajes, Rivera estaba casada pero separada del pelotero Esteban Loaíza y en medio de una controversia que apuntaba hacia su hija Chiquis como la causante de su fracaso matrimonial.

Rivera viajaba con otras seis personas, entre ellos su representante, su maquillador y abogado, en un avión privado que se estrelló en Nuevo León, México, luego de que la estrella mexicana ofreciera su último y multitudinario concierto en la Arena Monterrey, en Monterrey.

“Esta es una historia de triunfo a pesar de muchos obstáculos, de mucho dolor. Es una historia de restauración después de que la vida tantas veces la quiso quebrar y no pudo. Es la vida de una mujer, no de la artista”, dijo a la revista People en Español Rosie, hermana de la desaparecida cantante.