Compartir

“Será interesante escuchar piezas de El Concierto de Aranjuez tocadas por músicos tailandeses”, declara en una entrevista a Efe el músico, que estará acompañado por la Orquesta Sinfónica de Bangkok y la batuta del director francés Antoine Marguier durante su actuación en Tailandia.

Karadaglic, quien ha sido galardonado con dos Gramophone, el mayor reconocimiento otorgado por la industria discográfica clásica, apuntó que existe “un gran potencial y apetito” en los países asiáticos por la música clásica.

El guitarrista reconoció que “está deseado” hacer su debut en los escenarios españoles, previsto para enero de 2014, y afirmó que se pone “nervioso” solo con imaginarlo.

“Tocar en España es como ir a la meca de la guitarra”, señaló Karadaglic, cuyo sueño por cumplir es tomarse unos meses sabáticos para vivir en Granada y “aprender de los maestros” del flamenco.

El “enamoramiento” del montenegrino por la música española le llegó a temprana edad, tras escuchar un disco del compositor Andrés Segovia que su padre tenía guardado.

“Cuando tu tocas la guitarra eres capaz de hacer magia (…) Cada nota que suena es todo lo que soy, no digo que sea bueno o malo, simplemente es único”, indica el músico que de no haber escuchado a Segovia sería “abogado o algo por el estilo”.

El joven, quien decidió tocar la guitarra para ser “popular, porque en los deportes era muy malo”, recuerda como un momento “maravilloso” su primer concierto, para el que interpretó “Romance español”.

“Cuando me presenté en el panorama musical quería hacerlo en el orden que sucedió mi aprendizaje. Primero a través de la música española, después la Latina y más tarde llegará Bach y otros autores que aprendí más tarde. Quiero que mi carrera evolucione en la misma dirección que he evolucionado yo”.

Karadaglic avanzó que para su tercer disco, cuyo título prefirió mantener en secreto, tocará únicamente piezas de guitarra clásica española, en lo que calificó de el “proyecto más grande” en el que se ha embarcado hasta la fecha.

“La música clásica española es muy profunda y está llena de sentimientos, pero su forma de interpretarla tiene que ser simple y directa porque solo así el espectador puede reconocer todos los diferentes niveles que estas piezas tienen”, resalta Milos

El hábil solista del instrumento del cuerda se define a sí mismo como una persona de “fuego y pasión”, una característica que comparte con la música clásica española.

“Granada”, la obra de Isaac Albéniz, es para Karadaglic su pieza preferida, ya que le permite viajar mentalmente al Mediterráneo, “la región más bonita del mundo”, y a sus recuerdos más agradables.

Tras la actuación en la capital tailandesa el guitarrista viajará a las ciudades japonesas de Hakodate, Osaka, Tokyo y Utsunomiya donde concluirá su gira asiática el próximo 15 de julio.

Por Noel Caballero.