Compartir

El comisario ha explicado hoy en la presentación que la exposición, titulada “Pure Views”, supone un cambio respecto a la exposición que el mismo centro presentó en 1995.

“El público podrá comprobar que, en el período que va de 1995 a 2013, el arte chino contemporáneo se ha transformado y esa evolución comenzó en 1978 con la política de apertura iniciada por Deng Xiaoping, que propició una explosión de las artes en los años 80”, ha dicho Lu Peng.

Algunos de los artistas presentes ahora, recuerda el comisario, ya estuvieron en 1995, pero “en aquel momento tenían una preocupación por cuestiones sociales y por las contradicciones que la sociedad china vivía”.

“Pure Views” constata como el arte chino se ha desarrollado durante los últimos treinta años, desde el final del realismo socialista, hacia una diversidad de técnicas y estilos que responden a las expectativas de una nueva sociedad que reflexiona intensamente sobre su tradición.

El punto de inflexión del arte chino tuvo lugar en la Bienal de Venecia de 1993 y, a partir de entonces, el arte chino contemporáneo se dio a conocer en todo el mundo, comenta Peng.

La Bienal veneciana, añade, aproximó a los artistas chinos a las técnicas y las ideas que se abordaban en el mundo y eso les llevó a comenzar a experimentar técnicas nuevas.

Lu Peng, prestigioso historiador del arte chino y director del Museo de Arte Contemporáneo de Chengdu, pone como ejemplo de la tendencia actual del arte chino “el paralelismo con lo que sucedió en el Renacimiento con los artistas europeos, que miraron al mundo grecolatino para evolucionar”.

A través de las más de 50 piezas que se exhibirán hasta finales de septiembre en esta exposición, la mayoría de ellas inéditas, se puede comprobar que “los artistas intentan recuperar viejos motivos artísticos, e incluso algunas técnicas del pasado”.

Se trata de ver qué pueden aprovechar del pasado y esta sería la gran diferencia con la exposición de 1995, ha explicado el comisario de la exposición.

En nombre de los artistas, Zhan Wang, ha subrayado esa aparente contradicción que vive China: “El país se desarrolla de manera muy rápida y mira adelante y, al mismo tiempo, el arte mira atrás”.

Esta actitud del arte se inscribe, según Wang, en “un proceso introspectivo de saber quiénes somos y por ese motivo los artistas están adoptando muchas formas artísticas del exterior, porque descubres que muchas de estas formas propias las tienes al lado, pero no te das cuenta”.

En la exposición se pueden contemplar obras de artistas veteranos del arte contemporáneo chino, que ya estuvieron en Santa Mónica en 1995, como Wang Guangyi, Fang LLijun, Zgang Xiaogang, Ye Yongqing, Mao Xuhui o Zhang Peili, considerado este último el iniciador del videoarte chino.

La pieza central del espacio noble de Arts Santa Mónica es el espectacular vídeo “Xue Dou Mountain in Zhej Iang Fenghua”, de Hong Lei, que muestra un salto de agua, que transporta a los espectadores directamente desde el espíritu de la tradición china hacia las obras contemporáneas.

Esta pieza se presenta rodeada por las obras de varios artistas, entre ellos Yang Mian con un curioso cuadro: “CMYK-1918 Joaquín Sorolla y Bastida, cosiendo la vela”.

Además de los cuadros y las instalaciones, en la última planta del centro se presentan los vídeos interactivos de Jin Jiangbo, junto a las videocreaciones de Zhang Xiaotao y Qiu Anxiong.