Compartir

Silva, quien realiza una gira promocional por las ciudades australianas de Melbourne y Sídney, indicó a Efe que la novela “habla de una serie de realidades de las sociedades contemporáneas de España y del mundo occidental que no han pasado de moda”.

Más allá del punto “escandaloso” que tiene la historia sobre la atracción que tiene Jaime, un hombre de 33 años, hacia Rosana, una joven quinceañera, la novela plasma un mundo contemporáneo “degradado”, explicó el escritor en una entrevista en Sídney.

La novela, escrita en 1997 y ahora lectura de los adolescentes españoles en el instituto, ha sido traducida este año al inglés por la editorial Hispabooks bajo el título “The faint-hearted Bolshevik”.

Silva, galardonado con el Premio Planeta en 2012, espera que la obra tenga una buena acogida en Australia, a pesar de la enorme “confusión de la oferta” que prima la entrada de nuevos títulos en el mercado editorial.

“Hay tal cantidad de libros, que el problema es que sea visible”, dijo Silva, de 47 años, tras recordar que “La flaqueza del bolchevique” tuvo desde sus inicios una buena recepción en España y en países como Rusia.

Pero el exabogado, quien está terminando un ensayo sobre siete ciudades andaluzas en África, admitió que el destino de cada libro es “impredecible”.

La novela cuenta la historia de un ejecutivo de un banco de inversiones que busca vengarse de una mujer con la que chocó su coche y que, en este proceso retorcido, se enamora platónicamente de su joven hermana.

Esta especie de “tragicomedia” retrata “a personajes que representan a aquellos que han decidido el curso de la economía desde la alcantarilla de la economía, desde la oscuridad de los bancos opacos”, acotó el escritor madrileño.

“La flaqueza del bolchevique”, escrita mucho antes de la reciente crisis financiera mundial, describe también de forma sarcástica el mundo laboral compuesto por varias castas: los trabajadores que están seguros en sus empleos y los que están a la intemperie.

El tercer grupo son los llamados “soplapollas”, es decir. aquellos que “tienen buenas condiciones laborales en tanto den el 130 por ciento” de sus energías, explicó Silva.

Curiosamente este capítulo se estudia desde hace varios años en algunas facultades de Derecho en España para explicar el sistema de relaciones laborales del país ibérico y “lamentablemente” esta descripción tiene “más vigencia” que nunca en países como España, comentó el escritor.

En ese mundo moderno plagado de “pulsiones codiciosas” se mueve Jaime, este protagonista “soplapollas”, que está “degradado básicamente por el dinero” y quien cambia su vida al ser atraído por un “ser limpio”, que “representa el eco de su juventud traicionada”, explicó el conocido escritor de novelas policiales.

“Es una relación intelectual y platónica”, comentó Silva tras admitir que la novela abunda en “una especie de diálogo honesto con la fantasía” erótica que tiene el ejecutivo con la adolescente.

Aunque a la vez y en todo momento, agregó, “fija sus límites” sobre dónde quiere llegar y reflexiona sobre las consecuencias de un posible acercamiento carnal.

“Hay gente que la ha comparado con 'Lolita'”, la novela de Vladimir Nabokov que fue publicada por primera vez en 1955, dijo Silva.

Pero “La flaqueza del bolchevique””no tiene “nada que ver” con “Lolita” porque en la obra de Nabokov existe una consumación erótica y en esta novela todo es “simbólico y platónico”, apostilló el autor.

La novela fue llevada al cine en 2003 por el director Manuel Martín Cuenca, con Luis Tosar y María Valverde como actores principales.

Por Rocío Otoya.