Compartir

Rain Forest ha sido la adjudicataria del Concurso del contrato de concesión y explotación del Acuario de Gijón por un periodo de quince años con opción a otros cinco de prórroga. Situado en un espacio destacado del frente marítimo de la ciudad y concebido como un centro de referencia tanto para el público local como para el turismo, es la única instalación de estas características de Asturias.

La propuesta de Rain Forest para este emblemático acuario abierto al público en 2006, contempla un Proyecto de Explotación General donde, además de la organización de toda la gestión del acuario, se incluyen destacados avances como el plan de mejora de la colección biológica y el proyecto educativo de conservación. También incorpora la remodelación y perfeccionamiento de instalaciones del espacio de acceso, la tienda, los servicios de restauración, la dársena exterior y las zonas de pingüinos y nutrias. Igualmente, la oferta presentada establece una dotación anual para fines sociales, así como un plan de mejora de las condiciones laborales del personal con programas de recursos humanos y formación.

Siguiendo su política de gestión estratégica aplicada a proyectos como BIOPARC Valencia, BIOPARC Fuengirola o el BIODOMO en Granada, Rain Forest dedica una parte importante de recursos a que la experiencia del visitante sea óptima y, en este sentido, se compromete a incrementar el número de visitas en los años de gestión. Cabe destacar la apuesta por la educación y conservación como vehículos del compromiso con la preservación de la biodiversidad y con el objetivo de concienciar en conductas responsables y de respeto hacia el bienestar animal.

Rain Forest abonará un canon anual de 119.000 euros y se compromete a mantener las tarifas de las entradas en 24 meses. El contrato entrará en vigor previsiblemente a final del mes de julio.

Con esta adjudicación, Rain Forest afianza su posición en España en la gestión de centros de ocio medioambiental con la característica añadida de que todos ellos se encuentran ubicados “dentro de la ciudad”, lo que supone una vía para acercar la naturaleza a las personas, además de un impulso para el sector turístico.