Compartir

Haciendo un fugaz resumen, podemos decir que Ademuz, Casas Bajas, Torrebaja, Castalla, Coneja, Ibiza, Villena, Orihuela, o el Real Colegio-Seminario del Corpus Christi de Valencia, entre otros, disponen de una matraca o bien sin restaurar o restaurada. Y campanarios como Alboraya, Onteniente, Albaida, Sagunto, Petrés, Estivella, Campanar de la Vila de Castelló de la Plana, Castellar, o Tuejar… disponen de una en perfecto estado para su uso, siendo la mayoría manuales, salvo alguna mecánica. En nuestro cap i casal solamente funciona de forma manual la de la Catedral de Valencia y con motor la de la parroquia de San Valero de Ruzafa. Conociendo todos estos lugares, nos dejamos la más importante y por lo que se redacta este escrito, como es la matraca de la Real Parroquia El Salvador y Santa Mónica de Valencia. Tenemos que sentirnos muy orgullosos y contentos de conservar casi en perfecto estado este instrumento.

Para poder clasificar este aparato vamos a ponernos a estudiarlo y saber aproximadamente la fecha de su construcción. Se piensa que se fabricó en los años 40 del siglo pasado, coincidiendo con la fundición y puesta en marcha de las nuevas campanas después de la Guerra Civil.

Cuando la Asociación Mestres Campaners subió a tocar en 2012 por primera vez, la encontró en la sala de campanas en una lateral, entre la campana el Salvador y la Mónica. En ese momento conservaba el mismo color rojizo que las truchas de las campanas, como el de los antiguos carros. Estaba instalada en las vigas encima justo de la trapa de acceso a la sala de campanas y al lado del tiple más pequeño, Agustín Mauricio. Podemos hacernos la idea de cuándo se descolgó, que fue en el momento de la electrificación de las campanas en el año 1976, aunque desconocemos quien la realizo la matraca, ya que no hay fuentes que lo señalen.

El proceso de restauración ha consistido en la limpieza y restauración de la madera, y el reemplazo de dos láminas de la misma por su mal estado. Se han puesto dos martillos nuevos, restaurándose los dos originales, que son las piezas que al golpear hacen que suene contra la madera. El eje y el cigüeñal ha sido restaurado y pintado, manteniendo así el material original. Por terminar se le ha dado un color rojo oscuro, dando un aspecto de restaurada pero antigua al mismo tiempo.

El proceso de restauración y posterior montaje ha sido realizado por Campanas y Relojes Monumentales y el proceso de restauración se ha llevado a término durante un mes aproximadamente, entre el 11 de enero y 8 de marzo. El 9 de este mes volvió a la parroquia, y se ha expuesto junto con un panel que muestra el proceso de restauración. Permanecerá en la capilla de la Sagrada Familia hasta el próximo día 22 de marzo, donde se puede visitar de lunes a sábado de 9.30 a 12.00 y de 18.30 a 20.00 y el domingo de 11.30 a 12.30 y de 18.30 a 20.00. La bendición será este mismo día a las 19:30, subiéndola el día siguiente para darle uso los días de Semana Santa.

Después de 42 años, la campana de madera va a volver a su lugar original y a cumplir su papel. Ha sido financiado con los fondos de la Parroquia, gracias al apoyo y entusiasmo de D. José Ricardo Albelda y con el asesoramiento de Mestres Campaners.