Compartir

Sin nada que decir y echando balones fuera. Ese ha sido el papel del concejal Fuset ante la no colocación de la Cruz de Mayo en la fachada de la casa consistorial por primera vez tras muchos años en la que la Cruz presidía el Ayuntamiento en los días de su celebración. Tras haber asistido todos los ciudadanos de la capital a una exposición de pancartas, a pesar de las críticas de diversos colectivos, se da la circunstancia que el concurso de las cruces de Mayo es coorganizado entre el Ayuntamiento y la entidad valencianista Lo Rat Penat. El propio presidente de la asociación ha comentado que en tiempos de otros alcaldes del PSOE como Clementina Ródenas o Ricard Pérez Casado, sí que se plantaba la Cruz pertinente sin ningún tipo de polémica.  Una polémica que si existió en la entrega de premios del concurso de Milacres en honor a San Vicente Ferrer en lengua valenciana que organiza año tras año la entidad presidida por Esteve, y al que Fuset decidió no asistir eludiendo a otros compromisos.

Más de cincuenta entidades y asociaciones festivas o religiosas, fallas o asociaciones de vecinos, han participado en el concurso que consta de dos modalidades dependiendo del tamaño y la cantidad de la flor que es utilizada para adornar la cruz.