Compartir

El estudio muestra que los pacientes con infección activa o no confirmada por el virus de la hepatitis C perdidos en el seguimiento y no tratados presentan un riesgo aumentado de mortalidad, principalmente de causa hepática

Sin embargo, la mayoría de estos pacientes son rescatables por su vinculación con la atención sanitaria, por lo que el centro hospitalario lleva a cabo diferentes ensayos clínicos para estudiar que estrategia sería la más eficaz a instaurar

Un trabajo del servicio de Digestivo del Complejo Hospitalario Universitario de Canarias, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha sido reconocido en el Congreso americano anual para el estudio de las enfermedades del hígado (AASLD 2019) celebrado recientemente en Boston, Massachusetts, y que fue presentado por la Doctora Dalia Morales, junto al Doctor Manuel Hernández Guerra.Los objetivos principales de este estudio han sido evaluar la pérdida de seguimiento y la mortalidad de los pacientes con infección activa o no confirmada por el virus de la hepatitis C, fundamental para diseñar estrategias de búsqueda y rescate de estos pacientes para que sean tratados y curados. Disponiendo de fármacos tan eficaces como los actuales, el problema se centra en encontrar y diagnosticar a todos los pacientes infectados hacia un camino de eliminación de hepatitis C, objetivo para el año 2030 según la Organización Mundial de la Salud.

Estudio

Los investigadores señalan que “casi la mitad de los más de mil pacientes incluidos en el estudio tras una búsqueda de registros de laboratorio no estaban correctamente diagnosticados de hepatitis C (pacientes con anticuerpo positivo de hepatitis C pero sin prueba de carga viral que confirmaría una infección activa subsidiaria de tratamiento) y casi un 20% de los pacientes presentaban infección activa sin registro de seguimiento ni tratados”.

Esto es muy frecuente ya que la mayoría de los pacientes infectados por el virus de la hepatitis C no presenta síntomas hasta estadios avanzados de enfermedad hepática como el desarrollo de cirrosis o cáncer de hígado. Además, otro hallazgo del estudio es que estos pacientes no tratados presentan un incremento de mortalidad en comparación con pacientes infectados curados que recibieron tratamiento y pacientes sin infección.

Dada la alta prevalencia de la infección en Canarias, estimada en torno al 1%, se precisan de estrategias de búsqueda de todos estos pacientes perdidos en el seguimiento. Además, el estudio muestra que serían accesibles para ser derivados al especialista dado que la mayoría permanecen en la misma área sanitaria.

El grupo del servicio de Digestivo del HUC está llevando a cabo diferentes ensayos clínicos para estudiar qué estrategia sería la más eficaz a instaurar para derivar y curar con los nuevos tratamientos a todos los pacientes infectados por la hepatitis C.

Este mismo equipo fue el que puso en marcha un test sencillo para diagnosticar la hepatitis C con una gota de sangre para llegar a mayor población afectada; iniciativa que ha sido posteriormente implantada por el Servicio Canario de la Salud (SCS) en otros centros hospitalarios.