Compartir

Las actuaciones de regeneración medioambiental llevadas a cabo en el denominado Charco de Archiles, en la zona costera de San Miguel de Abona, han favorecido a la recuperación de su biodiversidad marina. “Los trabajos de retirada de lodos han sido positivos, como así se pone de relieve en unas imágenes realizadas por un biólogo, donde la vida reaparece”, manifiesta el alcalde sanmiguelero, Arturo E. González Hernández.

De este modo, el presidente de la Corporación local señala que “llevaremos a cabo aquellas medidas que estén a nuestro alcance para seguir impulsando y mejorando este espacio natural de nuestro municipio”, como que ya se ha redactado el proyecto de mejora de la accesibilidad y la creación de un solárium.

Este conjunto de obras “queremos licitarlas este año dado que el Charco de Archiles se ha convertido en un espacio de ocio acuático no solo para nuestros vecinos y vecinas, sino también para residentes de otros municipios”, pone de relieve González Hernández.

También vegetación

Tal es así, el proyecto redactado contempla la adecuación del acceso desde la calle Magarza hasta el propio Charco de Archiles y playa del Barranco, al igual que la ordenación de los accesos a la zona de baño con tarima de madera, la rehabilitación del camino con la instalación de barandilla y pavimentos. Asimismo, se prevé el embellecimiento del entorno con la siembra de vegetación.

El plazo para desarrollar las distintas actuaciones en este espacio natural del municipio de San Miguel de Abona serán de dos meses desde el inicio de los trabajos, según se refleja en la memoria elaborada por el ayuntamiento.