Compartir

El Consejo Rector del Instituto Municipal de Atención Social (IMAS) de Santa Cruz aprobó hoy la contratación de los tres servicios de día de atención a menores en situación de vulnerabilidad social en los núcleos de Ofra, Barranco Grande y Anaga, por un importe global de más de 1,3 millones de euros y durante un periodo de atención de tres años (2018-2021). 

Los tres servicios de día, adjudicados en otros tantos lotes administrativos, serán prestados por las entidades Fundación Don Bosco (Ofra y Barranco Grande) y Aldeas Infantiles SOS (Anaga) con una cobertura de 105 plazas, 40 en Ofra y en Barranco Grande y 25 en Anaga. 

El primer lote correspondiente al servicio de Ofra cuenta con un presupuesto de 500.298 euros; el segundo, en Barranco Grande, con 493.057 euros; mientras que el tercero, en Anaga, dispondrá de una financiación municipal de 339.627 euros. En todos los casos durante el periodo comprendido entre octubre de 2018 y septiembre de 2021. 

El quinto teniente de alcalde y concejal de Atención Social, Óscar García, se congratuló de “la adjudicación de este servicio que es fundamental para los menores vulnerables socialmente y para sus familias y la estabilidad de la que le dotamos al consolidar el servicio durante tres años”. 

Óscar García recordó que el Plan Integral del Menor de Canarias define estos servicios de día como aquellos en los que se atiende a menores durante algún período del día, fuera del horario escolar, asegurándoles la educación, alimentación y la debida atención, cuando por circunstancias personales, familiares o de su entorno social no pueden ser atendidos adecuadamente en su núcleo familiar.

Las personas destinatarias de los servicios de día son niños, niñas y adolescentes, entre 4 y 14 años, de Santa Cruz de Tenerife, seleccionados por el Servicio de Atención Social, cuyos padres o tutores precisan recibir apoyo en sus funciones parentales. 

El concejal advirtió que “el objetivo de este programa de servicios es proporcionar a niños y adolescentes que se encuentran en situación de vulnerabilidad, un entorno seguro y enriquecedor, una atención adecuada a sus necesidades básicas y una atención especializada, compatible con la permanencia en su familia”.