Compartir

Cajasiete ha celebrado su Asamblea General Ordinaria en la que se aprobó la gestión social y las Cuentas Anuales del Ejercicio 2017, el
Informe de Gestión y la Propuesta de aplicación del excedente disponible del citado ejercicio.

Igualmente se presentó la Memoria Social 2017, que resume las principales aportaciones que hace a la comunidad, y que tiene la finalidad de compartir los resultados sociales y económicos de su compromiso con las personas y con la sociedad donde vivimos.

Fernando Berge, presidente de la entidad, comenzó su intervención recordando la figura de los dos consejeros recientemente fallecidos, Aníbal Reyes y Pedro Molina, siendo interrumpido con una gran ovación por parte de los asambleístas.

Continuó Berge destacando el modelo diferente de hacer banca de Cajasiete, una banca de valores basada en la proximidad al entorno y preocupada por el mismo, que genera confianza, invierte en la economía real y trabaja para las generaciones presentes y futuras.

La misión de Cajasiete es contribuir al desarrollo sostenible de Canarias, satisfaciendo las necesidades financieras de las personas. Como empresa genera riqueza y como cooperativa transforma esa riqueza en empleo de calidad y beneficio social.

Manuel del Castillo, director general de Cajasiete, continuó con la exposición de los resultados del ejercicio en los que destacó el crecimiento del crédito a los clientes que superó el 9%.