Compartir

La Unidad de Investigación del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria y Gerencia de Atención Primaria (GAP) de Tenerife, adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, ha obtenido 775.000 euros en los últimos cinco años del Instituto de Salud Carlos III para la realización de once proyectos, cofinanciados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER). 

Este departamento, compuesto por un equipo de 40 personas entre médicos, biólogos, químicos, técnicos y administrativos, entre otros, cuenta con once grupos de investigación cuyas principales líneas de trabajo se centran en las enfermedades más prevalentes de la población, como son las patologías cardiovasculares, respiratorias y renales, diabetes, obesidad y cáncer, así como genética y enfermedades raras. 

La actividad de este grupo de investigadores en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria y de Gerencia de Atención Primaria, en Tenerife, se traduce en la producción científica y la generación de conocimiento biomédico mediante la aplicación de avanzadas tecnologías moleculares y celulares para su transferencia a la práctica clínica en el ámbito de la salud, en áreas tan diversas como el diagnóstico y seguimiento de enfermedades, la monitorización de respuestas terapéuticas, la prevención de patologías y el desarrollo de nuevos fármacos. 

Solo en 2017, los investigadores de esta unidad publicaron un total de 56 artículos científicos en revistas especializadas de impacto y organizaron una veintena de seminarios. También patentaron una potencial nueva aplicación de un principio activo, ya comercializado, para la prevención de los procesos de envejecimiento celular. 

En palabras del doctor Juan Navarro, jefe de la Unidad de Investigación del Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria y Gerencia de Atención Primaria de Tenerife, “junto a la actividad asistencial y la formación de los futuros profesionales sanitarios, la capacidad investigadora de los centros hospitalarios constituye uno de los pilares fundamentales de la asistencia sanitaria.

Navarro asegura que “apostar, fomentar y divulgar el trabajo realizado en el ámbito de la investigación clínica y básica, con una perspectiva de traslación a la práctica médica, es la clave para el futuro del bienestar de la sociedad actual, que pasa, sin duda alguna, por mejorar la salud de los ciudadanos”.