Compartir

El Certamen de Jóvenes Diseñadores de Tenerife Moda celebra este año su décima edición, un evento que en esta ocasión tendrá carácter internacional y cuya gran final tendrá lugar el 12 de abril en el Recinto Ferial. Esta plataforma de proyección de nuevas promesas del diseño, impulsada por el Cabildo, se ha convertido en uno de los concursos más relevantes del sector textil al unir creatividad, innovación y emprendeduría sobre una misma pasarela. 

En estos diez años, el certamen ha estado abierto a diseñadores de ámbito regional, nacional e internacional y ha servido a muchos jóvenes creativos como lanzadera de una carrera que les ha ayudado a abrir vías de comercialización y difusión de su producto, constituyendo una suma de talento, intuición, imaginación, inspiración y de trabajo industrial, empresarial y financiero especializado. 

El vicepresidente socioeconómico del Cabildo, Efrain Medina, apunta que “la mayoría de los participantes que han llegado a la final en ediciones anteriores trabajan ya en el sector textil o en proyectos emprendedores relacionados con la moda”. Añade que “es un certamen que “busca incentivar a los jóvenes diseñadores para que puedan iniciar su andadura en el ámbito de la creación y, al mismo tiempo, apoyar una industria como es la textil que se ha consolidado como un sector fuerte, dinámico y generador de empleo”.

El certamen de Jóvenes Diseñadores de Canarias nació en 1986 bajo el paraguas del Gobierno regional. No obstante, diversas circunstancias sentenciaron a mediados de los 90 el fin de un proyecto de moda en común entre ambas provincias, hasta que en el año 2008 el Cabildo de Tenerife, bajo el auspicio de su programa Tenerife Moda, se erigió en pionero al rescatar esta iniciativa a la que dotó de un nuevo enfoque centrado en la emprendeduria en el sector textil. Así fue como nació una nueva edición del concurso bajo el nombre de Jóvenes Diseñadores del Atlántico. Un primer proyecto, de carácter insular, que contó con 18 propuestas siendo la de la tinerfeña Elisa Lastres la ganadora con su colección Pandora.

Elisa tiene una dilatada trayectoria en el mundo del diseño. En 2005 ya había realizado sus prácticas con David Delfín, Antonio Alvarado y Paul Smith. Sin lugar a duda, sus estudios en Bellas Artes por la Universidad de La Laguna, así como su grado en la Universidad de Arte de Londres y postgrado en el Instituto Europeo de diseño, demuestran que desde que ganó este certamen ha seguido focalizada en la industria de la moda. Actualmente trabaja en Lastres y de la Torre, su propia empresa en la que se dedica al diseño de interiores.

Tras el éxito de esta primera edición del concurso bajo el impulso del Cabildo se convocó en 2009 un nuevo certamen, en esta ocasión ampliándolo al ámbito regional. El Teatro Leal de La Laguna fue la sede elegida para las 24 propuestas presentadas, logrando en esta ocasión el galardón el joven lanzaroteño Oswaldo Machín con su colección Naturaleza Móvil. Una propuesta inspirada en la arquitectura de la isla de los volcanes.

Oswaldo realizó sus estudios de diseño y patronaje en la escuela coruñesa Goymar, para después trabajar en el departamento de diseño de Creaciones Nalia (Zamora) así como en el de la firma Deuralde novias de Madrid. Tras vencer en este certamen, creó su propia marca y abrió su Atelier/Showroom en Madrid, logrando vistir a celebrities como Malú, Vanesa Romero o Ruth Lorenzo. En 2012 decidió regresar a su isla natal donde instauró su propia tienda especializada en novias y comuniones. Una expansión comercial que le ha llevado a distribuir sus diseños en boutiques especializadas de Canarias y Península.

Ya en el año 2010, el Certamen de Jóvenes Diseñadores de Tenerife tomó carácter internacional, abriéndose a creadores de todo el mundo con un total de sesenta y tres propuestas llegadas de países como Argentina, Portugal, España, Colombia, México, Rusia o Bosnia. Con la colección Los velos de la memoria sería la uruguaya Margot Ferreira la ganadora de una edición que tuvo como escenario el Centro de Congresos Magma del sur de la Isla.

Margot encandiló al jurado con una original propuesta en la que no pudo ocultar su otra faceta profesional, al ser bioquímica del Departamento de Neuroquímica, IIBCE, de Montevideo (Uruguay). Actualmente, trabaja como diseñadora independiente para una empresa internacional, además de ejercer como directora del área Modas y Arte de la Academia Pitman de diseño en Montevideo. 

Tras un año en suspensión, el esperado concurso regresaría en 2012 con una cuarta edición y un nuevo escenario: el Centro de Arte La Recova de Santa Cruz. Un espacio diáfano que logró conquistar la diseñadora tinerfeña Betsabé Borcha al imponerse al resto de finalistas con una colección en clave sensual que tituló Siente los 20. 

Betsabé estudió en la Escuela Europea Superior De la Moda de Dámaso Guardí, en Santa Cruz y, tras lograr el galardón de este certamen, multiplicó sus oportunidades en la industria de la moda, creando una segunda colección inspirada en María Antonieta. En el año 2015 se trasladó a Madrid para continuar como diseñadora, además de impartir talleres en la Escuela de artes escénicas madrileña. 

De nuevo sería el Centro de Arte La Recova el que albergaría en 2013 el V Certamen de Jóvenes Diseñadores que, ya con carácter nacional, contó con un total de 65 participantes. El primer premio de esta edición recayó en las coloridas Matrioskas de Josep Jacobo Acosta con su colección Folklórica.

Josep, diseñador canario afincado en Barcelona, cursó sus estudios de Estilismo e Indumentaria en Las Palmas de Gran Canaria, ampliando más tarde su formación en Diseño de Moda en el Instituto de la Moda Catalana. Realizó sus prácticas con la marca Lenita & XTG, así como con el diseñador Gabriel Croissier. Actualmente sigue presente en el mundo de la moda como cool hunter. 

En 2014, llegaría la VI edición de Jóvenes Diseñadores de Tenerife que, de nuevo, tendría carácter nacional. De las 34 propuestas presentadas logró el primer premio la colección Psicodiagnóstico del grancanario afincando en Barcelona, Óliver Jiménez. Ha sido la única vez que el galardón ha recaído en diseños exclusivos para el hombre, los cuales rompieron esquemas al presentar siluetas transgresoras e innovadoras para vestir el cuerpo masculino. 

Este joven creador, que estudió un grado superior en textil, obtuvo un gran impulso en su carrrera tras ser ganador de este certamen, pues a día de hoy continúa vinculado a dicha industria como responsable de una conocida tienda de moda. 

El Recinto Ferial, nuevo enclave

Un año después llegaría el VIII Certamen de Jóvenes Diseñadores con nuevo formato y enclave: el Recinto Ferial. Una caja negra y una gran pasarela por la que desfilaron los cinco finalistas nacionales, logrando el zaragozano Andrés Jarabo erigirse como vencedor con su propuesta Multimateria.

Licenciado en Bellas Artes por la Universidad de Cuenca, Jarabo se ha dedicado al mundo de la moda desde sus comienzos, ampliando su formación con ciclos formativos de diseño textil. Haber ganado este concurso supuso para él un gran impulso en su carrera, logrando trabajar como sastre en las tiendas Opera y Lobomedia. Actualmente, imparte clases en el Centro de Diseño Hacer Creativo. 

No obstante, no sería hasta 2016 cuando de nuevo una tinerfeña, en este caso Beatriz de La Rosa, consiguiera la victoria de este concurso en su VIII convocatoria, la cual avalada por el éxito volvió a celebrarse en el Recinto Ferial. Con su colección La expresión de lo abstracto, la joven puso color a una pasarela ya consolidada a nivel nacional.

Beatriz estudió arquitectura técnica, especializándose en diseño y modelado 3D, e historia del arte. Su inquietud por la moda la llevó a ampliar su formación con cursos de confección textil y patronaje, presentando el pasado año su segunda colección en la Feria Internacional de la Moda de Tenerife.

El último diseñador novel en ostentar el máximo premio de este consagrado concurso fue el valenciano Adrián Cubero con su colección Palingenesia, quien se convirtió en ganador de la IX edición de Jóvenes Diseñadores de Tenerife, también bajo el paraguas del Recinto Ferial.

Adrián comenzó sus estudios en Barreira (Arte + Diseño), escuela donde esta joven promesa del diseño se especializó en el departamento de moda. Posteriormente, amplió su formación en patronaje industrial, apostando por lanzar al mercado su firma homónima, Adrián Cubero.

Diez años repletos de ilusiones que han hecho que el Certamen de Jóvenes Diseñadores se prepare de nuevo para afrontar otra exitosa convocatoria respaldada, siempre, por el Área de Desarrollo Económico del Cabildo. Para esta edición de ámbito internacional se han presentado 61 propuestas llegadas desde diferentes países como Argentina, México, Brasil, Emiratos Árabes Unidos, Italia, Indonesia, Alemania y Francia. El jurado eligió el pasado 25 de enero a los seis finalistas, quienes mostraran sus colecciones en la gran final prevista para el día 12 de abril.

Leonardo López Mena (México); Damián Rodríguez Noda (Tenerife); Francisco Medina Naya (Tenerife); Eder Aurre Ferreira (País Vasco); Imbela Lilié Martín Meza (Madrid) y Esteban Morales Varón (Madrid) son los elegidos para optar a un premio de 3.000 euros, además de un plan de asesoramiento empresarial con el que las jóvenes promesas del diseño puedan hacer realidad el sueño de bordar su nombre al de la moda.