Compartir

El Gobierno municipal ha decidido ampliar los trabajos de inspección en las viviendas de El Cardonal. Entre los objetivos marcados está realizar un estudio de todos los bloques, identificar zonas que pudieran tener o no cemento aluminoso y adoptar las medidas cautelares que fueran necesarias. Así se lo comunicó el alcalde José Alberto Díaz ayer a los vecinos de los bloques 1 al 51 de esa urbanización, información que progresivamente irá trasladando al resto, hasta cubrir los 164 bloques que forman las 1.532 viviendas. En la reunión estuvieron presentes la concejala de Urbanismo, Candelaria Díaz, la concejala de Vivienda, Flora Marrero, y personal técnico.

Díaz recordó que cuando se estaba preparando la segunda fase de la Actuación de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU) de El Cardonal, en la que estaba prevista la renovación de seis bloques, se descubrió en uno de ellos una cámara sanitaria afectada por humedades donde se tuvo que actuar de manera inmediata ante daños severos de corrosión en algunas viguetas. Ello implicó el desalojo de dos viviendas de la planta baja del bloque 71, que ya están en sus casas.

Esta actuación llevó a los técnicos municipales a intensificar su labor de inspección de los demás bloques lo que ha llevado a confirmar la presencia de cemento aluminoso en algunas viguetas, si bien no todas están hechas con este material. No obstante, las viguetas presentan diversos grados de corrosión, pero siempre a consecuencia de estar sometidas a condiciones de humedades y que se relacionan con zonas próximas a cocinas, baños, terrazas o solanas.

El alcalde transmitió un mensaje de tranquilidad. En ese sentido, les comentó que los técnicos están realizando comprobaciones estructurales y ensayos para corroborar que los forjados están en las condiciones de seguridad óptimos, por lo que no existe riesgo y que no se está ante una situación de emergencia. A ello, Díaz precisó que llegados a este punto y con los datos obtenidos, desde su Gobierno se consideró imprescindible estudiar la totalidad de los inmuebles con todo detalle y comprobar sus condiciones, para si fuera necesario, adoptar las medidas oportunas en las zonas más afectadas así como las recomendaciones de reparación o refuerzo necesarias.

En cualquier caso, José Alberto Díaz resaltó la importancia de que cada vecino realice una buena conservación de su inmueble, ya que de ello depende alargar su vida útil; por lo que a instancias de los técnicos recomendó observar la situación de sus casas, evitar fugas de agua y, en todo caso, solicitar información a la Gerencia de Urbanismo antes de intervenir.

El regidor lagunero insistió en que no hay motivo de alarma y pidió la colaboración de los vecinos para poder realizar un diagnóstico completo de la situación de los bloques.