Compartir

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha culminado días atrás la limpieza de la parte baja del cauce del barranco de Santos, de donde se han retirado unos 4.000 metros cúbicos de materiales que se acumulaban en esa zona.

El cuarto teniente de alcalde y concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, explica que los trabajos “se desarrollaron por fases, durante unas dos semanas, antes y después de las lluvias que tuvimos en Santa Cruz este mes de diciembre. El objetivo de esta iniciativa es impedir que el material de escorrentía que ya se encontraba en el cauce, así como el que se transportó con las últimas precipitaciones pudiese acumularse en la parte baja”.

“Con estas acciones periódicas de limpieza y mantenimiento tratamos de evitar -prosiguió el edil- que ese material de sedimentación llegue hasta la parte baja del barranco de Santos, especialmente en las zonas adyacentes a la iglesia de La Concepción y la parte baja de la plaza de Europa al tratarse de los tramos que menos capacidad tienen para soportar el agua de lluvia si esta llega de manera torrencial”.