Compartir

SANTA CRUZ DE TENERIFE, 25 (EUROPA PRESS)

El Gobierno de Canarias ha activado de manera preventiva vuelos de reconocimiento para la vigilancia de los restos de hidrocarburos que pudieran llegar al sureste de Tenerife y suroeste de La Gomera.

El Ejecutivo convocó en la tarde de ayer el comité director del Plan de Contingencia ante Contaminación Marina (Pecmar) para informar a los Cabildos y ayuntamientos de Tenerife y La Gomera de la evolución de la mancha de hidrocarburos generada por el hundimiento del pesquero ruso 'Oleg Naydenov'.

Durante el encuentro, se insistió en que los helicópteros del Gobierno de Canarias, en coordinación con los medios aéreos del Estado, están haciendo vuelos de reconocimiento y vigilancia sobre las tres islas y que en estos momentos no ha aparecido ninguna mancha nueva.

Según los modelos de corrientes presentados por el Instituto Español de Oceanografía para los próximos dos días, las manchas que están frente a la isla de Gran Canaria podrían acercarse a la costa sureste de Tenerife, entre Punta Abona y Punta Rasca, y al suroeste de La Gomera.

Desde la dirección del Plan se recomendó a las instituciones tinerfeñas la activación de los planes territoriales de emergencia de manera preventiva para conocer qué medios y recursos están disponibles en caso de que el vertido llegara a la costa, con especial incidencia en el catálogo de zonas vulnerables, tanto por infraestructuras sensibles como por zonas de protección medioambiental.

El Cabildo de Tenerife informó sobre sus previsiones para realizar el tratamiento de residuos, zonas vulnerables e infraestructuras sensibles, el personal de Medio Ambiente disponible y que ha establecido contacto con Cofradías de Pescadores. Asimismo, el Cabildo de La Gomera especificó sus zonas vulnerables y manifestó contar con recursos humanos suficientes.

Los ayuntamientos de San Miguel de Abona, Arico, Arona y Granadilla, presentes en la reunión, trasladarán qué recursos tienen disponibles y empezarán a preparar a su personal en el caso de que llegara algún residuo a la costa.