Compartir

El Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife ha devuelto la escultura ‘Cardumen’ a su estado original tras someterla a una restauración en los talleres de la empresa Bronzo. Esta obra, realizada en 2003 por Evelina Martín y Francisco Rodríguez, luce nuevamente en su emplazamiento de la recientemente denominada plaza Pedro Gómez Cuenca ‘Charlot’.

El cuarto teniente de alcalde y concejal de Servicios Públicos, Dámaso Arteaga, explica que esta pieza, realizada en acero inoxidable sobre una base de piedra basáltica y que consta de 1.500 siluetas de chicharros, “presentaba desprendimiento de algunas varillas, por lo que se ha realizado una intervención que obligaba a retirarla de su emplazamiento para someterla a una revisión mucho más profunda, a fin de revisar y reformar todos aquellos anclajes, superiores e inferiores, en los que fuese necesario intervenir.

En los talleres de la empresa restauradora, también se realizó una limpieza completa de toda la pieza para que recuperase su aspecto inicial”.


El origen de ‘Cardumen’ nace del concurso convocado para reemplazar a la escultura del Chicharro, regalada a la ciudad por los LiquiLiquis en la década de los 80 del pasado siglo y  que fue sustraída de los depósitos municipales en los que permanecía almacenada.

Sus autores quisieron trabajar sobre la idea de grupo y no de un individuo aislado para que la obra no se prestase a comparación posible con la entonces desaparecida escultura. De esta forma, varios chicharros guían al resto del banco o cardumen. Simboliza los valores que, a juicio de Evelina Martín y Francisco Rodríguez, deben prevalecer en cualquier comunidad que busca el bien común.

Recupera los valores del colectivo frente al individuo y representan la propia capacidad de los chicharreros, que se han unido en los momentos más difíciles de su historia, para defenderse juntos ante la adversidad”, manifiestan los autores.

La base es una forma geométrica de dos metros de lado realizada en piedra chasnera, de acabado apelmazado. Pesa 16 toneladas y fue labrada por la empresa Ganarico.

El cardumen en sí mide 7 metros de alto y está formado por 1.500 peces de acero inoxidable, cortados a través de un sistema de chorro de agua y ensamblados en 60 varillas que forman la globalidad de este conjunto escultórico. Los peces fueron labrados por la empresa Festana en Agua García y ensamblados en el taller Bronzo de Los Baldíos.

Rodríguez, por último, indica que cada uno de los peces “está colocado de forma que permite que se muevan como una veleta”. Años más tarde, el Ayuntamiento encargó a los mismos autores la construcción de un nuevo chicharro, fiel al diseño original del que había sido sustraído, y que es el que actualmente se encuentra en la plaza Alférez Provisionales.