Compartir

El mandatario explica que se trata de la primera consecuencia por no haber dado respuesta por escrito a los requerimientos del Consistorio

El alcalde de Santa Cruz de Tenerife, José Manuel Bermúdez, ha ordenado la retirada de dos millones de euros de los fondos municipales en el Banco Santander. La medida, según ha explicado, surge como consecuencia de la falta de respuesta a los requerimientos de información hechos desde la Alcaldía en el curso de los últimos ocho días, en relación a las viviendas de protección oficial de Añaza.

La decisión fue dada a conocer por Bermúdez en el transcurso de la reunión de seguimiento mantenida este mediodía con representantes de los vecinos y la directora del Instituto Canario de la Vivienda, Pino de León, además de la portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Inma Évora, y los concejales de Vivienda, Asuntos Sociales y Distrito Suroeste, Carmen Delia Alberto, Óscar García y Gladis de León, respectivamente. Asimismo, al encuentro se sumó el presidente del Cabildo de Tenerife, Carlos Alonso, a través de la vía telefónica, al encontrarse fuera de la isla.

Bermúdez lamentó que todavía “no ha habido una respuesta oficial a los escritos que les enviamos hace una semana. Ni por parte de la entidad financiera, que es el Banco Santander, ni por parte de la entidad promotora, que es Luri 6, ni tampoco por Altamira, que era la empresa que gestionaba los pisos. No han respondido a los requerimientos que les han hecho llegar el Gobierno de Canarias, el Cabildo y el Ayuntamiento de Santa Cruz. Fijamos un plazo de 48 horas y ha pasado una semana sin respuesta”.

“Como consecuencia de ello –prosiguió– he dado la orden al concejal de Hacienda para que retire 2 millones de euros de las cuentas que el Ayuntamiento posee en el Banco Santander. Me consta que el Cabildo va a hacer algo similar con los fondos que también tiene allí la corporación insular. No podemos permitir que el Ayuntamiento solicite información a una entidad financiera, de la que somos clientes, y no haya ninguna respuesta oficial a un escrito del alcalde, del presidente del Cabildo o de la consejera de Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias”.

A juicio del mandatario municipal, la actuación de la entidad financiera en este asunto “es absolutamente inadmisible y no se entiende cómo una empresa de la importancia económica del Banco Santander no sea capaz de responder a tres instituciones públicas que, desde mi punto de vista, merecen esa respuesta porque representan a los vecinos de esta ciudad, de esta isla y de Canarias”.

El alcalde anunció que la semana próxima “volveremos a mantener una nueva reunión tras la de hoy. Hasta ahora, se ha recopilado toda la información y se ha iniciado el protocolo antidesahucios, que ya nos ha permitido parar algunos de ellos. A día de hoy,  y aunque sigue habiendo desahucios con fecha fijada, se han parado todos los que ya se habían vencido”, reiteró.

Bermúdez hizo especial hincapié en la situación de desamparo que viven los vecinos y, por esa razón, insistió que “no me valen las llamadas telefónicas, que las he tenido. Quiero que la entidad financiera se siente, de manera oficial con nosotros y nos diga qué es lo que ha hecho, qué es lo que está haciendo y qué es lo que pretende hacer. Esa es la única manera por la que tendremos la oportunidad de realizar propuestas y buscar alternativas. El problema aquí es que no tenemos con quién sentarnos y tampoco se nos responde. Por eso, el Ayuntamiento no va a trabajar más con entidades que actúan de esta manera”.

Por último, el regidor municipal manifestó que “nuestra esperanza es la de tener un interlocutor con el que hablar. Queremos resolver esto cuanto antes y no queremos tener un incendio, sino apagarlo. Pero, para conseguir eso, necesitamos que se sienten en una mesa con las administraciones públicas. Hay muchas familias que están en una situación de indefensión ahora mismo porque no tienen un contrato de alquiler y no se les pasan los recibos y, si eso no sucede, no podemos otorgarles las ayudas sociales. Y hay casi 1.000 familias en Santa Cruz que tienen concedida una ayuda social. Desde nuestro punto de vista, la falta de respuesta no solo impide a estas familias tener una alternativa, sino que también las deja sin poder recibir la ayuda que les brinda el Consistorio en forma de subvención”, concluyó