Compartir

Una prometedora propuesta cultural para niños y adultos, que se representará en el Teatro Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria, los días 26, 27 y 28 de diciembre con funciones dobles; ya pueden adquirirse las entradas en las taquillas del Teatro Pérez Galdós y del Auditorio Alfredo Kraus o en las páginas web www.teatroperezgaldos.es y www.auditorio-alfredokraus.com , a precios asequibles que oscilan entre los 9 y 17 euros

La prestigiosa compañía grancanaria de musicales cuenta con el patrocinio del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y la colaboración del Cabildo de Gran Canaria y la Fundación Auditorio y Teatro; además de las empresas Tirma, Aperitivos Snack, Eidetesa, Obra Social “la Caixa” o Toyota Canarias

La compañía grancanaria de musicales Zalakadula regresa esta Navidad con su nuevo espectáculo familiar, Payaso, que se representará en el Teatro Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria el 26, 27 y 28 de diciembre, con funciones dobles cada día. Una prometedora propuesta cultural para niños y adultos, escrita y dirigida por Luífer Rodríguez, que a buen seguro emocionará, hará reflexionar y transmitirá al público los valores positivos propios del universo Zalakadula. Con un elenco formado por una quincena de actores, bailarines y banda de música en directo, además de medio centenar de técnicos de iluminación, sonido, audiovisual, escenografía y vestuario, quienes transformarán el recinto capitalino en un circo muy especial. Ya pueden adquirirse las entradas para este musical navideño en las taquillas del Teatro Pérez Galdós y del Auditorio Alfredo Kraus; o bien a través de las páginas web www.teatroperezgaldos.es y www.auditorio-alfredokraus.com , a precios asequibles que oscilan entre los 9 y los 17 euros.

En esta ocasión, Zalakadula lleva a escena la historia de Evelino, un payaso fantasma que habita en un solar abandonado de la ciudad, donde históricamente se ubicaba el circo de Tamarania. El payaso atraviesa un momento de tristeza al saber que su presencia genera miedo entre los niños, en vez de las carcajadas que despertaba en vida. Hasta que, al verle llorar, aparece el Hada del Circo, su madrina, para pronunciar el hechizo de la risa y concederle un deseo: ser recordado por los pequeños como el payaso que siempre fue. Y, de pronto, el espacio descuidado donde los ciudadanos arrojan los objetos y trastos que no desean, se transformará en el Circo del Solar. Con una vieja lavadora a modo de atril sobre la que el maestro de ceremonias irá presentando a todos los personajes o una ristra de bombillos que se conecta sola y se eleva en las varas para formar parte de la pista. De ese modo, Payaso comienza con un formato teatral tradicional hasta cambiar el rol del espectáculo a la línea general del musical. Y del espectador, que pasa de ser pasivo en su butaca a formar parte activa del concierto.

“Contamos la historia del payaso, el personaje infantil por antonomasia y el bufón que nos hacía ver la realidad de las cosas con el humor como vehículo transmisor”, explicó Luífer Rodríguez en la rueda de prensa de presentación del espectáculo. Rodríguez añadió que esta nueva propuesta de Zalakadula “se fundamenta en la diversión y la magia, con una gran fiesta de payasos en ese solar al que íbamos a jugar de pequeños sin ningún miedo y donde incentivábamos nuestra imaginación”. Asimismo, el director artístico recalcó que con la transformación de la escenografía durante la función “quiero reivindicar el concepto de reciclaje de la imaginación de esos espacios infantiles y la capacidad de convertir una caja en un barco pirata o una caseta para jugar a indios y vaqueros”. Por último, Luífer Rodríguez aseveró que “la diversión está garantizada, porque algo saben los payasos es hacer reír” aunque también “grandes y pequeños se van a emocionar e incluso llorar al recordar cosas bonitas del pasado”, concluyó.

Por su parte, Encarna Galván, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, institución patrocinadora principal de la compañía, defendió que “cuando Zalakadula llega al Teatro Pérez Galdós, podemos decir que la Navidad ya está completa en la ciudad”. Además, subrayó que regresan “con un producto cultural de kilómetro cero que puede ser el mejor regalo para estas fiestas” pues, subrayó la concejala, ”regalar Zalakadula va mucho más allá que simplemente desenvolver un paquete, es regalar una experiencia inolvidable”. En este sentido, Encarna Galván reconoció “participar y apoyar encantada” a esta compañía “con cuyos musicales hemos crecido toda una generación de vecinos de Las Palmas de Gran Canaria y ahora estamos dando la oportunidad de que una nueva generación de ciudadanos, hijos de la anterior, puedan acercarse, muchas veces por primera vez, a una representación escénica en este templo que es este teatro capitalino”.

“Siempre es importante apoyar proyectos que surgen prácticamente de la nada y se mantienen en el tiempo con mucho trabajo y sacrificio”, expresó la consejera de Cultura del Cabildo de Gran Canaria sobre la compañía Zalakadula. Guacimara Medina destacó la importancia de “dar momentos de felicidad desde el ámbito cultural y educativo, pero también transmitir valores y enseñanzas, con un espectáculo como Payaso, en el que se unen las luces y alegría de un espectáculo de payasos, con las sombras, que también las hay muchas veces”. En esta línea, Medina cree que es una buena oportunidad para pasar un rato en familia y con una propuesta asequible para todos los públicos de la que confía “extraer una moraleja y que todos salgamos de la función con el alma más abierta e hinchada”, por lo que animó a “consumir cultura para seguir creciendo juntos desde un punto de vista social, que buena falta hace”, concluyó.

Por último, Tilman Kuttenkeuler, director de la Fundación Auditorio y Teatro de Las Palmas de Gran Canaria, afirmó que “estamos encantados de tener una producción tan familiar en la época de Navidad” y resaltó la labor de las instituciones y entidades patrocinadoras del espectáculo “que con su apoyo permiten que familias con pocos recursos puedan asistir al teatro” a disfrutar de Payaso. Una fantasía animada, fresca y divertida, basada en el cuento El Circo del Solar, del propio Luífer Rodríguez, con la que la compañía hace un guiño al teatro de ilusión y magia para hacer reír y emocionar a los más pequeños, a la vez que despertar en los adultos el niño que llevan dentro. Con la garantía y sello de calidad de los espectáculos de Zalakadula, que una vez más contará con una portentosa escenografía y un magnífico elenco de actores de las Islas y músicos en directo para convertir el Teatro Pérez Galdós en un lugar maravilloso.

Payaso es la propuesta que presenta la compañía Zalakadula para esta Navidad, tras regresar a los escenarios en 2018 en una tercera etapa de su historia, con el éxito Pinocho by Zalakadula, que también se representó en el Teatro Pérez Galdós. Este año la compañía quiere seguir creciendo en el ámbito de las historias familiares, con energía y ganas renovadas, para lo que ha seguido sumando zalakamigos. Pues, además del patrocinio del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y la colaboración del Cabildo de Gran Canaria y la Fundación Auditorio y Teatro, la compañía vuelve a contar con el apoyo de destacadas empresas isleñas. Tales como Tirma, Aperitivos Snack, Eidetesa, Obra Social “la Caixa” o Toyota Canarias, en una muestra del compromiso de estas firmas de referencia con la actividad cultural.

Elenco

Luífer Rodríguez; Alexia Rodríguez; Adrián Torrijos; Alejandro Butler; Rafa del Pino; Raúl Pérez; Jennifer Artiles; Juan Alberto Ventura; Nadina de Armas e Isabel Sanz, como actores y bailarines. Javi Ramírez en la batería; Jaime del Pino al bajo; Antonio Lorenzo guitarra y coros; y Antonio Brito al piano, teclados y coros. En sonido Ramón Tubío; Ibán Negrín en iluminación; Clemente García, escenografía; Pa qui Benavides, vestuario; Jorge Leal diseño; Christian Lage, en audiovisual; Prensa, Lexis Comunicación; Raúl Pérez como auxiliar de producción y Lorena Martín como ayudante de dirección y regiduría. Coreografías de Nadina de Armas; dirección de producción Antonio Lorenzo; arreglos y dirección musical, Antonio Brito; con texto y dirección de Luífer Rodríguez.