Quantcast

Patrimonio Cultural y Ayuntamiento de Santa María de Guía se comprometen a impulsar la recuperación del ingenio azucarero de Soleto por su extraordinario valor patrimonial 

“Patrimonio excepcional, potente y único, estamos ante un elemento patrimonial de primer orden que posiciona y vincula a Canarias con el mundo a través de la actividad económica y cultural que se generó en torno a la producción del azúcar en el archipiélago” con estas palabras calificaba la directora general de Patrimonio Cultural, María Antonia Perera,  la importancia del  ingenio azucarero de Soleto durante la visita que realizó hoy junto al alcalde de Santa María de Guía, Pedro Rodríguez,  para ver in situ los trabajos de restauración y protección que está  llevando a cabo la empresa Arqueocanaria.

Se trata de la segunda campaña que se acomete en este enclave, subvencionadas ambas por la Dirección General de Patrimonio Cultural del Gobierno canario, según explicó el primer edil guiense, quien aprovechó  para agradecer “la sensibilidad y el compromiso mostrado con este yacimiento por parte de la directora general”. Pedro Rodríguez  adelantó asimismo que desde el Ayuntamiento se está buscando también el apoyo del Cabildo de Gran Canaria para adquirir los terrenos privados que permitan ampliar los trabajos y acometer el proyecto museístico de “este tesoro, que tenemos  la suerte de tener en nuestro municipio, para poder hacerlo patrimonio de todos”.

En este mismo sentido se pronunció el director de Arqueocanaria, Valentín Barroso, quien recordó que el ingenio de Soleto junto con el de Agaete son los restos más antiguos conservados por ahora en el mundo de un ingenio azucarero “por lo que Guía contará con dos de los referentes arqueológicos más importantes de  Gran Canaria como son el Cenobio de Valerón y el Ingenio de Soleto”. Barroso apuntó, además, que la ubicación estratégica de este yacimiento, junto a molinos antiguos que reflejan la economía de las islas pueden convertir este proyecto museístico en uno de los más importante de toda Canarias.

Trabajos

Los trabajos, que cuentan con la colaboración del Ayuntamiento de Santa María de Guía,  contemplan la limpieza,  retirando todo el material de protección destrozado que se encuentra en el piso del yacimiento,- geotextil, maderas rotas, hierros clavados, vegetación crecida en las zonas desprotegidas-; y el avivado y regularizado de los perfiles estratigráficos con materiales arqueológicos para dejar preparada su consolidación, recogiendo de manera sistemática el material caído.

Asimismo, se llevará a cabo la  consolidación con amorterado de los perfiles estratigráficos destrozados, la excavación del interior y exterior de los hornos azucareros, la consolidación de las partes afectadas o frágiles, la instalación de una  cubierta de protección sobre los hornos, añadiéndole en la parte más cercana a los paneles ya situados en el exterior una serie de imágenes impresas en PVC de los vestigios aparecidos en el yacimiento y, finalmente, la instalación de una cubierta de protección provisional sobre la edificación con canal de agua y el cierre norte provisional del yacimiento para evitar entradas incontroladas.

La  intervención se completa con la topografía y el  dibujo de estructuras y materiales arqueológicos de interés, el lavado, clasificado e inventariado del material arqueológico recuperado en los perfiles y en la excavación del horno.

Antecedentes

Cabe recordar  que el Ayuntamiento de Santa María de Guía  realizó en 2016 las obras para ensanchar y mejorar la carretera de acceso a la Universidad Fernando Pessoa así como al barrio de Anzo. Esta carretera discurre por la calle denominada Ladera de Soleto por haber sido el lugar donde obtuvo fincas este personaje agraciado con tierras tras la conquista de la isla a finales del siglo XV. Sin embargo, el ingenio  fue construido por la familia genovesa Bautista de Riverol en la década de los años noventa del mismo siglo.

En la primera intervención, el 13 de octubre del 2016,  el personal  de Arqueocanaria advirtió que en una parte de los desmontes realizados con la obra de la carretera aparecían cientos de formas azucareras de cerámica pertenecientes al ingenio, así como posibles tramos de muros de las dependencias.

Ante esta circunstancia se comunicó de inmediato el hallazgo, paralizándose la obra en ese punto donde aparecieron los materiales arqueológicos.  Así, durante la campaña  que se llevó a cabo durante los meses de noviembre y diciembre de 2016,  se documentaron toda una serie de muros de las diferentes dependencias del ingenio y  en el extremo sur del yacimiento, dos hornos o fornallas utilizados para cocer el jugo de la caña de azúcar. En cuanto a los materiales, cerca del 90%  son  cerámicos pertenecientes a formas azucareras.

Además, se recuperaron fragmentos de tejas y cerámica común, así como una moneda portuguesa o ceitil acuñada en tiempos del rey Alfonso V de Portugal, fallecido en el año 1481. En la campaña de actuaciones arqueológicas que se desarrolló en el año 2018 se completaron todos aquellos trabajos de protección y consolidación, así como de clasificación de materiales.

Comentarios de Facebook