Compartir

El Festival de conciertos del 29º Encuentro Veneguera ha congregado a alrededor de 6.000 personas. Culminó con la presentación del nuevo formato de Muchachito, que irrumpió en el escenario descamisado y su habilidad para tocar varios instrumentos.

El cantante catalán Jairo Perera, cabeza de la banda Muchachito Bombo Infierno, tocó  la guitarra, el bajo y la batería, entre otros instrumentos, “una habilidad que no es complicada mientras se sienta la música”, subrayó.

Es la segunda vez que en Canarias ofrece un concierto con nuevo formato en el que no faltó su banda de trompetas y saxos. Interpretaron repertorio de toda su discografía en la que resalta la fusión de diferentes estilos de música funk, swing, rumba y rock and roll.

Perera destacó el ambiente que “contagia la gente en Veneguera” así como su participación en este Encuentro para transmitir alegría “como cometido principal de nuestra profesión y que la convierte en la más bonita del mundo”.

Describió a su banda como muy peculiar y destacó la presencia de Santo de Veracruz, un artista que durante el concierto pinta sobre el escenario y que forma parte de las ideas originales del show.

En el campo de fútbol se puso el broche de oro a la jornada con las actuaciones previas del músico de Madagascar Kilema, el rapero y compositor sevillano de hip hop, Tote King, el grancanario Burning Yama y los DJs Javier Freniche y Lázaro Sandoval.

Música universal

La noche de conciertos la abrió Kilema, que después de 15 años pisa de nuevo el escenario del Encuentro para recordar que la música “es universal y habla un único  idioma”.

El músico malache, que fue una de las joyas africanas del legendario Peter Gabriel, ha agradecido la implicación del público en su espectáculo ya que Veneguera destaca por su diversidad y “la música que nos une a todos”. El cantante, que incluyó en su espectáculo instrumentos autóctonos de Madagascar, quiso trasmitir durante su actuación la música “como un vehículo de respeto y tolerancia”.

Pasacalles con marionetas gigantes

El Festival estuvo precedido por el pasacalles “MUNTÚ”, protagonizado por marionetas gigantes que ofrecieron el espectáculo “La danza de los dioses” en la que se representaron leyendas y mitos de Canarias. El pasacalles recorrió las calles del pueblo de Veneguera devolviendo a este Encuentro una de sus actividades más antiguas.

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, acompañada por el resto de representantes del  Gobierno municipal, ha señalado que el Encuentro Veneguera “es el festival más antiguo de Canarias” y el “gran acierto” de recuperar La Cardonera para realizar  actividades junto a las que también se desarrollan en la plaza de Veneguera y los conciertos del campo de fútbol.

El Encuentro formó parte de “las reivindicaciones que se realizaron en su momento para que no construyeran 250.000 camas turísticas en la zona de la playa”, recordó la alcaldesa. Desde que se consiguió la paralización de este proyecto nació el movimiento “Salvar Veneguera” y como actividad colateral se celebró este evento que destaca por su ambiente alternativo, reivindicativo, y que valora el respeto al medio ambiente y a las tradiciones.