Compartir

El Parque apuesta por esta idea de conservación para             concienciar a los visitantes sobre la importancia de la                                  “selva marina” 

 

El acuario de Loro Parque exhibirá, en las próximas semanas, una granja de corales reproducidos de forma asexual. Estos animales, también conocidos como las “selvas marinas”, hacen la fotosíntesis y poseen una inmensa biodiversidad que alberga al 25% de la población marina.

Por ello, con esta nueva exhibición, los visitantes podrán observar de cerca el trabajo que realiza el Parque con estos organismos que ocupan un lugar en la naturaleza absolutamente imprescindible para los océanos y la producción de oxígeno.

Lamentablemente, ya en el 2008 la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) advertía de que la tercera parte de los corales formadores de arrecifes enfrentan la extinción, debido a la explotación excesiva de recursos, el desarrollo de construcciones en las costas, el calentamiento global y el turismo intrusivo, entre otras causas. Como consecuencia, los corales pierden su coloración, afectan sus capacidades y se deteriora el hábitat de miles de especies que coexisten en ellos.

Al ser una especie que se encuentra en peligro de extinción según la UICN, el papel de los centros de conservación de la vida silvestre como Loro Parque es primordial para visibilizar su situación y concienciar a los visitantes sobre la importancia de protegerlos para evitar su desaparición.

Así, en el reconocido como mejor zoológico del mundo, los corales actuarán como embajadores de sus congéneres en la naturaleza, que se enfrentan a graves amenazas y, a su vez, como un ejemplo de la acción que se puede llevar a cabo en más lugares del mundo para crear granjas de corales y nuevos arrecifes que permitan preservar el futuro de estos animales y de los que habitan en ellos.