Compartir

El Ayuntamiento de Guía ha tramitado por vía de emergencia la continuidad del servicio público de abasto con otra empresa ante al abandono de manera unilateral del servicio público de abastecimiento de agua del municipio por parte de Aqualia hoy lunes 20 de agosto.

Según explica el alcalde, Pedro Rodríguez, la empresa Aqualia “se ha tomado la justicia por su mano, incumpliendo las obligaciones del acuerdo del año 2009, ratificado por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias y del Pleno de este Ayuntamiento celebrado el pasado martes 14 de agosto”.

Ante esta situación, señala el primer edil, “nos hemos visto obligados a tramitar por vía de emergencia el servicio de abasto y garantizar así el abastecimiento a la población dado que se trata de un servicio esencial para la vida de las personas y la salud pública”, manifestó.

En este sentido, subrayó, “los vecinos de Guía pueden estar absolutamente tranquilos porque el servicio de abasto seguirá funcionando como hasta ahora y no habrá ningún tipo de desabastecimiento”, recalcó.

En el año 2009, explica el alcalde guiense, el Ayuntamiento de Guía y Aqualia resolvieron de mutuo acuerdo el contrato suscrito desde 1998 hasta el 2018.

En ese Acuerdo, Aqualia se comprometía a seguir al frente del servicio hasta que un nuevo gestor se hiciese cargo del mismo.

En 2009, aclara Rodríguez, se firmó ese Acuerdo porque en el año 2008 el anterior alcalde recibió la Planta Desaladora que había construido el Ministerio de Medio Ambiente para incorporarla al servicio municipal.

Entonces, en el año 2010, se sacó a licitación el servicio de abasto y quedó desierto porque la Planta Desaladora producía 1 millón de metros cúbicos de agua más de lo que necesitaba el servicio y no estaba garantizada la venta del excedente de ese agua.

Como mantener la operatividad de la Planta suponían unos costes que de repercutir al servicio elevaría la tarifa al ciudadano en un 50%, en el 2015 el Ayuntamiento encomendó la gestión de la Planta al Consejo Insular de Aguas y éste se comprometió a suministrar el agua que demandaba el Ayuntamiento a un precio más ventajoso que el que pagan otros municipios.

En el año 2011 Aqualia interpuso un recurso contencioso administrativo contra un Decreto de la Alcaldía que le obligaba a continuar con el servicio y reclamó, además, 1.573.000 euros de déficit de explotación.

Esto culminó con una Sentencia del la Sala del Tribunal Superior de Justicia de Canarias en 2014 que resolvió lo siguiente: en primer lugar que Aqualia tiene que seguir gestionando el servicio hasta que un nuevo gestor se haga cargo y, por otro lado, que para compensarle el gasto que tiene por permanecer con el servicio, se compensaba a esa empresa con la actualización de las tarifas con arreglo al IPC, gasto que asumía el Ayuntamiento y no el ciudadano.

A pesar de esta Sentencia, subraya el alcalde guiense, “y en lugar de pedir la ejecución de la misma, Aqualia se toma la justicia por su mano y abandona de manera unilateral el servicio en el día de hoy”.