Compartir

Va quedando cada vez menos para que Guía vuelva a vivir una de las noches más mágicas y especiales de todo el año: la noche de la Cabalgata de Carrozas, dentro del marco de sus fiestas patronales en honor a la Virgen. Este lunes 13 un desfile de Carrozas recorrerá las principales calles de la Ciudad acompañada de un plantel de actores, majorettes, papagüevos y músicos.

Y para que esto sea posible, varios meses antes un equipo de personas trabaja a contrarreloj para lograr la magia de esa noche. Al frente de todos ellos está Tanausú Mendoza, con amplia experiencia en la elaboración de atrezzos y construcción de escenografía.

Junto a él un amplio equipo técnico y artístico comprometido con la creatividad y la tradición de esta Cabalgata: confeccionando los bellos vestidos de los figurantes se encuentra Natalia Santana; elaborando los espectaculares tocados que éstos lucirán estará un año más Pedro Santana; además de los narradores, músicos, bailarines, figurantes, los actores de la Escuela de Actores de Canarias, conductores y técnicos en general.

En total, más de cien personas participan para ofrecer un extraordinario espectáculo en uno de los actos más importantes de las Fiestas Mayores de Guía que este año volverá a contar con la actuación del cantante guiense Dani Miranda.

Mitos y leyendas de cada continente

Tanausú Mendoza elige la temática, diseña y construye las carrozas. Como él mismo reconoce, el trabajo empieza “mucho antes de la construcción” tiempo que dedica a “ver imágenes, contrastar información” para que su trabajo quede “lo más artístico posible”. Además, este año se ha apoyado en una serie de maquetas que le

facilita el trabajo y evita los problemas que suelen ocurrir “cuando tienes una idea en la cabeza que quieres exteriorizar”, explica.

Este año 2018 el espectáculo tiene como motivo principal los mitos y leyendas de los pueblos originarios de cada continente, eligiéndose uno por cada uno de ellos. De la misma forma las actuaciones narrativas, musicales y artísticas se fundamentan en este mismo tema, constituyéndose así en el hilo conductor de todo el acto.

Para ello, la labor de Tanausú no se limita sólo al diseño de las carrozas, sino que también coordina hasta el detalle la representación. “Elijo la música que se va a poner, que luego paso a los grupos que actúan para que ensayen; corrijo y retoco junto a los grupos de teatro las narraciones y diseño los disfraces que los figurantes llevan” señaló.

A pesar del trabajo que conlleva todo este montaje, su director reconoce que llevaba “barruntando” la alegoría protagonista de este próximo lunes desde hace varios años. A pesar del sobre esfuerzo que está suponiendo esta edición, reconoce estar “muy satisfecho” con el trabajo realizado y con lo que prevé que será el resultado final.

Toque de purpurina y alegría

Aunque su trabajo puede parecer el más importante, Tanausú asegura que sólo es “el 50% de lo que se va a ver esa noche. Lo que yo hago no luciría en absoluto si no fuese por el trabajo del impresionante equipo que hay detrás”, subrayó.

Las costureras Natalia Santana y Rosario Galván forman un tándem que trabaja a un ritmo frenético; miden, cortan prueban y confeccionan los vestidos que lucirán los figurantes.

Ellas se ocupan de la confección y de dar forma a los diseños, pero el toque final y la fantasía la pone Pedro Santana, todo un veterano de esta noche mágica. Es el responsable de cada toque de purpurina y alegría en los vestidos que se lucen, pero sobre todo es el artífice de los impresionantes tocados que llevan todos los figurantes, resaltando la espectacularidad de los mismos.