Compartir

El Ayuntamiento de la Villa de Moya ha desplegado un dispositivo especial de vigilancia y socorrismo en las zonas aptas para el baño de la costa del municipio, con el que refuerza la seguridad de los usuarios durante los meses de julio, agosto y septiembre. Un servicio de primeros auxilios dirigido al cuidado de las personas y a la prevención de situaciones de riesgo en el litoral, ante el notable incremento de bañistas que registran estas áreas en el período estival, especialmente el barrio de El Pagador. El Consistorio norteño ha contratado a la empresa grancanaria Provital Socorrismo Acuático, especialista en emergencias, socorrismo y transporte sanitario, que cubrirá de forma presencial el Charco de San Lorenzo, lugar en el que se congrega un mayor número de bañistas, en horario de 11 a 19 horas de los sábados, domingos y festivos, días de máxima afluencia de visitantes.

También cubrirá a requerimiento las posibles urgencias que se puedan registrar en la cercana piscina de El Altillo. Asimismo, Provital se encargará de aportar los medios técnicos necesarios para el baño adaptado de las personas con movilidad reducida, siempre que las condiciones climatológicas lo permitan. Para ello, los usuarios que requieran este servicio deberán solicitarlo con antelación a través del teléfono 928 583 333 o comunicarlo en el mismo lugar al personal de socorrismo, si bien en este caso estarán a expensas de la demanda que otros posibles usuarios puedan haber realizado con antelación. El personal de Provital también se hará cargo de la señalización diaria de las zonas de baño, comunicando a la Concejalía de Playas y a la Policía Local las situaciones que desaconsejen el acceso al agua ante posibles incidencias puntuales que puedan ocurrir, como las corrientes, el oleaje o la presencia de aguavivas.

Además, el Ayuntamiento moyense intensificará durante el verano el servicio de limpieza de las zonas de baño especialmente concurridas, con más personal municipal y el incremento de la frecuencia de recogida de los contenedores y papeleras, así como el acondicionamiento de las piscinas con la retirada de las algas y musgo que aparece de forma natural en las rocas. Los aseos públicos también incrementan su horario de apertura, de 8 a 20 horas.