Compartir

El Ayuntamiento de la Villa de Moya combatirá de manera decidida el ciberacoso y la violencia digital, en todas sus variantes y especialmente la violencia de género, con un plan pionero en Canarias que promueve la formación y la concienciación en el uso apropiado de Internet, redes sociales y las aplicaciones móviles entre los jóvenes, padres y profesorado del municipio. Se trata del proyecto EIRENE, que contará con una partida de 15 mil euros y diseñado específicamente para llegar al medio millar de chicos y chicas moyenses de entre 11 y 17 años y hacer frente, en colaboración con la Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias, a una problemática que en 2018 sitúa a nuestro Archipiélago a la cabeza de todo el Estado en el índice de víctimas de ciberacoso o ciberbullying frecuente. Con un 1,8%, siete décimas por encima de la media española, y dos de cada tres víctimas mujeres, tal y como registra el Informe sobre la situación de la infancia y la familia en Canarias elaborado a instancias del Ejecutivo regional y presentado a principios de este mes. Un documento que también alerta de que el 22,2% de los chicos y el 16% de las chicas reconoce haber participado en episodios de maltrato a otros compañeros.

Estas cifras, junto con las conclusiones extraídas en la pasada edición del foro interdisciplinar por la igualdad de las mujeres rurales SURCA Villa de Moya, en el que se enmarca el programa EIRENE, evidencian la importancia y necesidad de enfocar las acciones de prevención y erradicación del ciberacoso entre los jóvenes tanto hacia los propios adolescentes como hacia los padres y profesionales de la enseñanza. Con talleres didácticos y lúdicos que fomenten, con mensajes positivos, la comunicación, el conocimiento y concienciación entre todas las partes de los riesgos y ventajas que suponen hacer un uso apropiado o inapropiado de las nuevas tecnologías y las redes sociales. Además de ofrecer pautas y herramientas para detectar e incitar a denunciar cualquier tipo de episodio que atente contra los derechos y la libertad de los menores, asegurando siempre la protección de las víctimas.

“Desde el Ayuntamiento de la Villa de Moya hemos decidido actuar de manera decidida e inmediata para atajar de raíz el ciberacoso antes de que sea un problema inabarcable con consecuencias aún más graves”, manifestó el primer edil moyense en la presentación del programa EIRENE ante los medios de comunicación. Poli Suárez destacó que, usadas correctamente, “las nuevas tecnologías pueden ser muy beneficiosas y una oportunidad profesional, pero con cierto control y con un uso que los padres deben conocer para saber detectar cuando sus hijos son víctimas de violencia digital e incluso cuando participan en esas situaciones”. Episodios, subrayó Suárez, “que no son cosa de broma ni gracietas de colegio, pues están causando mucho sufrimiento y los adultos no podemos mirar para otro lado”, por lo que agradeció la implicación en esta misión de la Consejería de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias.

Por su parte, la responsable de este área, Cristina Valido, defendió que “los datos apoyan la necesidad de llevar a cabo iniciativas entre la población infanto-juvenil que prevengan la violencia contra las mujeres en las redes y en todo el espectro digital”. En este sentido, la consejera regional destacó que desarrollar este proyecto piloto en un municipio con la población de la Villa de Moya “nos permitirá conocer con exactitud el éxito y la eficacia de la metodología aplicada en este programa” y la posibilidad de implantarlo en otros territorios que estuvieran interesados. Valido también mostró su preocupación por el uso de las nuevas tecnologías para difundir comportamientos nocivos entre los jóvenes y lamentó que “la violencia de género, lejos de erradicarse, se difunda y se ponga en valor a través de los entornos digitales”.

Programa EIRENE Villa de Moya

Acoso, chantaje, suplantación de identidad, pornografía o violencia de género digital entre los jóvenes son algunas de las incidencias más frecuentes a las que deberá hacer frente el amplio equipo de profesionales que desarrollará el programa EIRENE Villa de Moya a partir del próximo curso 2019/2020. Formado por psicopedagogos, educadores sociales, psicólogos, peritos judiciales en telecomunicaciones, sociólogos y expertos en aplicaciones digitales, que ya trabajan en la realización de los estudios preliminares, detección de víctimas, definición y análisis de perfiles y en reuniones con el profesorado y padres para ajustar las diferentes acciones a la población y objetivos moyenses.

Estos estudios preliminares y de evaluación previa de la población objetivo en la Villa de Moya han registrado información como que el 96% de los estudiantes moyenses no sabe identificar situaciones de acoso, vejaciones o chantaje entre personas de la misma edad a través de Internet, redes sociales y teléfonos móviles; el 90% desconoce cuáles son sus datos de carácter personal; el 72% desconoce que se dan situaciones de grooming o acoso de un adulto a un menor por estos medios; el 68% desconoce que el envío de fotos íntimas entre parejas puede dar lugar a casos de sexting o que el 4% ha enviado fotos de índole sexual a otras personas.

Con estos datos, el programa EIRENE se desarrollará en colaboración con los centros educativos y asociaciones culturales, juveniles y deportivas del municipio, en dos fases de prevención y acción. Basadas, por un lado, en el aprendizaje experimental y la difusión práctica de conocimientos, habilidades y destrezas para hacer un buen uso de las nuevas tecnologías entre los adolescentes; con talleres que abordarán desde cómo sacarle partido profesional a las nuevas tecnologías, qué imagen o identidad digital proyectar en Internet, psicología y significado de las fotografías que se publican, hasta información sobre la legislación y demostraciones de eliminación del anonimato o ingeniería social relacionada con el valor de los datos personales: trolls, publicidad engañosa o estafas. Y, por otro lado, fomentando entre los padres y el profesorado un protocolo de control parental del acceso a Internet, redes sociales y terminales de teléfonos móviles y facilitándoles herramientas y pautas psicológicas para detectar casos de violencia digital.

“No se trata de que los padres prohíban a sus hijos de manera autoritaria usar el móvil o que les impidan acceder a Internet, sino de que se sienten con ellos a aprender cómo se hace y aborden juntos los riesgos y ventajas que suponen las nuevas tecnologías”, explicó Juan Francisco Herrera, director del proyecto EIRENE. Y es que, en su opinión, “la forma de relacionarse han cambiado y existe un miedo a lo desconocido por parte de los padres que les impide afrontar los peligros digitales que pueden encontrar sus hijos si no se les orienta y forma para prevenirlos”.

Herrera subrayó que esta violencia “puede darse desde cualquier parte del planeta y durante las 24 horas al día, pero hacemos hincapié en que son las herramientas del siglo XXI y en su buen uso”. En este sentido, el director también explicó que EIRENE “es un programa abierto y moldeable, que se irá adaptando a las necesidades que vayamos encontrando en el municipio y cuyos primeros resultados podrán obtenerse antes de final de año”.

También intervino en la presentación del proyecto EIRENE la licenciada en derecho y experta en violencia digital Carolina Álvarez, quien destacó que “los datos son alarmantes, tanto en municipios grandes como pequeños” por lo que apeló a “tratar de indexar todas las políticas sociales con la rama tecnológica y la parte familiar y social, con acciones trasversales que lleguen a todo el mundo”. En esta línea, explicó Álvarez, “hay que hablarle a las familias de todos los niveles sociales, económicos y culturales, de forma que nos escuchen y entiendan los mensajes; y, por otra parte, hablarle a los chicos en su idioma”. Ya que, matizó, “uno de los problemas es que no les llega el impacto o las consecuencias de lo que les puede suceder haciendo un mal uso de las nuevas tecnologías”. Por ello, concluyó, con el programa EIRENE se detectarán las vulnerabilidades de los jóvenes “por dónde puede pasar el problema y ponerle solución o ayudarles a encontrar las soluciones, porque el mensaje negativo nunca es el correcto”.