Compartir

La alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, se trasladó ayer martes junto a los concejales de Obras, Ernesto Hernández, y de Mantenimiento de Vías Públicas, José Martín, a Playa de Mogán, donde comprobó de primera mano el estado de la obra de los nuevos baños públicos y cómo están quedando las barandillas y pasamanos tras su rehabilitación.

Recientemente comenzaron las obras de los baños públicos en la Plaza Doctor Pedro Betancor León, que se encuentran demolidas y “ya se ha saneado la zona para la posterior instalación de los nuevos aseos públicos totalmente accesibles para personas con problemas de movilidad”, apuntó el edil de Obras.

Paralelamente, en la Plaza Pérez Galdós de Arguineguín “acaban de comenzar los trabajos previos en la parcela, con el saneado de la misma. Estimamos que en un plazo aproximado de tres semanas puedan estar terminados los baños en Playa de Mogán y, seguidamente, los de Arguineguín”, explicó Hernández.

La renovación y dotación de ambos aseos ha supuesto un coste de 108.000 euros para las arcas municipales y son actuaciones “de evidente necesidad, tanto por el deterioro que presentaban los baños en Playa de Mogán, localización que además es centro turístico, como por la demanda vecinal de unos baños que no existían en la Plaza Pérez Galdós en Arguineguín”, añadió el concejal.

Rehabilitación de 1.350 metros de barandillas

Durante la jornada los representantes municipales pudieron comprobar el estado de la actuación de rehabilitación de barandillas y pasamanos que se está llevando a cabo entre la gasolinera situada en el cruce entre la carretera GC-200 con la GC-500 y a lo largo del barranco de Playa de Mogán. El Ayuntamiento ha invertido algo más de 53.000 euros de sus fondos en esta rehabilitación integral.

Así, “más de 1.350 metros de barandillas y pasamanos existentes están siendo rehabilitados dentro de calles de Playa de Mogán, en el interior del barrio de Lomo Quiebre y en el barranco de Playa de Mogán”, concluyó informando Hernández.

Unos 40 metros de barandillas nuevas serán instaladas, sustituyendo a las que se encontraban especialmente deterioradas por falta de mantenimiento y la propia corrosión al estar cerca del mar.

La jornada finalizó con una visita al recién renovado parque infantil de Lomo Quiebre, que cuenta con un nuevo suelo acondicionado para el uso de menores, dos porterías, nuevos juegos y una zona de merendero.