Compartir

Prácticamente la totalidad de los más de cuarenta stands que participaron este sábado en la Feria Europea del Queso, celebrada en la Villa de Moya, colgó el cartel de fin de existencias al cierre del evento y pese a contar con más de 1.500 kilos de queso en las recámaras. Cumpliendo así todas las expectativas de los organizadores, la Mancomunidad del Norte de Gran Canaria y el Ayuntamiento moyense, que auguraban un éxito mayúsculo de esta cita gastronómica pionera en Canarias y enmarcada en los actos de la Asamblea General de la Asociación Ruta Europea del Queso (AREQ), que también se celebró durante toda la semana en el municipio norteño. La representación de quesos de Cabrales (Asturias), Casar de Cáceres (Extremadura), Mahón (Islas Baleares), Idiazábal (País Vasco), Villaluenga del Rosario (Andalucía), Ripollés (Cataluña), Fundãu (Portugal) o mozzarella italiana, además de las propuestas de El Hierro, Fuerteventura y del Norte de Gran Canaria, sedujeron a los miles de asistentes que de manera incesante recorrieron mañana y tarde la calle principal del casco de la Villa cargados de bolsas, para satisfacción de los queseros y queseras.

“Una vez más, tengo que agradecer la generosidad de mis compañeros y compañeras de la Mancomunidad del Norte de Gran Canaria, Gobierno de Canarias y Cabildo de Gran Canaria, por haber decidido celebrar este evento internacional en la Villa de Moya”, expresó el alcalde anfitrión, Poli Suárez. “Presumimos con orgullo de nuestros quesos pues, además de su incuestionable y reconocida calidad, son un recurso socioeconómico”, prosiguió el primer edil moyense, “que nos permite poner en valor el entorno y el patrimonio cultural y de tradición que hay detrás de la elaboración artesanal de estos productos, dinamizando y promocionando nuestros municipios”. Asimismo, recalcó Suárez, “esta Feria es también un reconocimiento a los hombres y mujeres de nuestra Comarca que, día tras día y de sol a sol, se sacrifican y se dejan la piel para poner en los mercados estos magníficos quesos”. Un sector por el que el Ayuntamiento de la Villa de Moya viene desarrollando desde hace años diferentes iniciativas experienciales y sensoriales, para atraer a visitantes a través de las rutas de las queserías o las guías gastronómicas temáticas.

Su homólogo de la localidad guipuzcoana de Idiazábal y presidente de la Asociación Ruta Europea del Queso, Ioritz Imaz Baztarrika, quiso agradecer a la Mancomunidad del Norte de Gran Canaria y al Ayuntamiento de la Villa de Moya la acogida brindada a la veintena de alcaldes, expertos técnicos y queseros durante su estancia estos días en el municipio con motivo de la Asamblea General de esta asociación, fundada en 2014 y formada por 19 municipios de 9 regiones europeas. “La organización va a ser difícil de superar y hemos visto cosas muy interesantes que se están desarrollando en la isla y que deberíamos de plasmar en otros territorios”, resaltó Imaz, quien explicó que precisamente ese es el objetivo de la AREQ, “ver, conocer y compartir conocimientos que nos permitan aprender unos de otros y crear relaciones para idear proyectos que den soluciones a los problemas comunes y aprovechar las oportunidades comunes”. Entre las iniciativas puestas sobre la mesa de la Asamblea de la asociación, Ioritz Imaz enumeró “fortalecer la estructura interna del colectivo, acoger a los queseros como colaboradores y desarrollar proyectos de turismo experiencial, para visitar las queserías y que sean ellos los beneficiarios directos de lo que hacen”.

“En el norte de Gran Canaria tenemos la suerte de disponer de nuestra joya, el queso de flor y media flor, y una cultura quesera que es parte importante del patrimonio inmaterial de nuestra isla”, expresó María del Rosario Marrero, presidenta de la Mancomunidad del Norte de Gran Canaria. Una cultura, prosiguió, “que debemos de conservar e intentar ponerla en valor, especialmente este año 2018, año europeo del Patrimonio Cultural” y cuyo lema es Nuestro patrimonio: donde el pasado se encuentra con el futuro. Por ello, defendió Marrero, “entre todos debemos dedicar nuestros esfuerzos para que el trabajo de nuestros queseros y queseras ocupe el lugar que merece en el futuro de nuestra sociedad, adaptándose a los nuevos modelos de desarrollo sostenible y haciéndolas compatibles con el asentamiento de la población rural”, al tiempo que se fomenta el territorio y se genera empleo.

Por su parte, el consejero regional de Agricultura, Ganadería, Pesca y Aguas, Narvay Quintero, explicó que “desde el Gobierno de Canarias defendemos al sector primario con la promoción y colaboración en este tipo de eventos, pues nuestros quesos son un producto esencial y de excelencia que une a todas las Islas”. Quintero recordó que “somos la región europea con mayor número de premios a nuestros quesos en la última edición de la World Cheese Awards, con un total de 36 distinciones entre más de tres mil aspirantes de todo el mundo”, y coincidió en “la necesidad de darle valor a esos hombres y mujeres anónimos que se dedican a la ganadería y a la elaboración de quesos, que no sólo han demostrado que tenemos un producto excelente, sino que generan cultura, paisaje y economía en el entorno rural”. En este sentido, subrayó el consejero, en Canarias “hemos aumentado en 2017 un 7% la producción de leche y el PIB del sector primario; y se han creado 48 nuevas empresas directamente relacionadas con las miniqueserías y la ganadería, por parte principalmente de jóvenes que garantizan el relevo generacional”.

En la misma línea se pronunció el consejero del Sector Primario y Soberanía Alimentaria del Cabildo de Gran Canaria, Miguel Hidalgo, quien destacó que “este tipo de eventos ponen en valor y en relieve el trabajo de muchas personas, fundamentalmente mujeres, que son quienes están en las queserías”. Y también, prosiguió el consejero, “las tradiciones y costumbres ligadas a la ganadería, como la trashumancia, que está desapareciendo en Canarias y en la Península, pero en Gran Canaria afortunadamente se mantiene”. Asimismo, Hidalgo recalcó que “el pastoreo es un patrimonio etnográfico y cultural muy vinculado a nuestra tierra y muy necesario, pues genera puestos de trabajo, economía y un paisaje”, además de suponer una ayuda importante para minimizar los riesgos del medio ambiente.

Con motivo de esta iniciativa, de especial trascendencia internacional para el sector quesero y la comarca Norte de la isla, se sucedieron paralelamente diferentes actos en la Villa de Moya, además de la Asamblea, las reuniones técnicas y encuentros entre los queseros participantes para el intercambio de experiencias e ideas. Actuaciones musicales, talleres, juegos tradicionales canarios, grabación del programa Noche de taifas, de Televisión Canaria, la exposición fotográfica sobre las queserías norteñas o catas de quesos de las Islas, han convertido a este producto en protagonista absoluto de la gastronomía por unos días. Acompañado por otras propuestas destacadas del Norte de Gran Canaria como cerveza artesanal, pan, dulces, los afamados suspiros y bizcochos lustrados moyenses o la miel.

Satisfacción entre el público y los queseros participantes

Durante toda la jornada se sucedió el reguero de visitantes llegados hasta la Villa de Moya desde diferentes puntos de la isla; e incluso se acercaron hasta el municipio norteño cientos de turistas extranjeros que quedaron maravillados con el evento y quienes no dudaron en adquirir las múltiples propuestas mostradas en los stands, tanto canarias como las del resto de España, Portugal e Italia. Donde el trasiego de ventas y las catas de quesos fueron igualmente incesantes. Así, alcanzado apenas el ecuador de la Feria, Jesús Aranburu, de la Quesería Aranburu de la Denominación de Origen de Idiazábal, solicitaba que le repusieran todos los productos que le quedaban en la cámara frigorífica. “Esto es extraordinario”, exclamó Aranburu sin dejar de atender a los clientes que se apelotonaban en su stand, uno de los que causó especial sensación en la Feria. “Nos están cuidando muy bien, la gente prueba nuestro queso” de oveja lacha y leche cruda “y compra mucho, tanto el de más como el de menos maduración; aunque estoy viendo que aquí a la gente le gusta con maduración, con sabor”.

“Esto es una maravilla, todos los que venimos de fuera estamos muy encantados y no sé ni cuántos quesos llevamos vendidos, vamos muy bien”, expresó el productor de la Quesería Los Puertos, de Cabrales, otro de los quesos cuya intensidad y sabor captó la atención de los consumidores. Junto al de Quinta do Pomar, de Fundãu, en Portugal, tanto el de oveja cuajado con cardo y 60 días de maduración como el de mezcla de oveja y cabra y cuajo animal “muy parecido al de flor canario, aunque un poco más suave”, explicó Sonia Marroyo, de Queijo Soalheira. “Nos está yendo muy bien, estamos muy contentos, tenemos muy buena aceptación y muy buena acogida; y el pueblo de Moya en sí ha sido fantástico”, no en vano, en apenas cuatro horas de feria ya había vendido más de cien kilos de queso.

Palabras que compartió, en representación de las queseras moyenses, Mari Carmen Pérez, de la Quesería Madre Vieja, quien reconoció sentirse “muy emocionada porque es un acontecimiento muy importante no sólo para Gran Canaria sino para la Villa de Moya y los queseros de nuestro municipio, la repercusión ha sido increíble y la gente se está llevando muchos quesos, en general todos”, tanto del curado como del semicurado, media flor y flor que apenas duran unos minutos en su mostrador antes de venderse. En su caso, también agotó todas las existencias previstas para esta Feria Europea del Queso que ha dejado un magnífico sabor de boca en la Villa de Moya.

La Asociación Ruta Europea del queso está formada por 19 municipios de 9 regiones europeas y se encarga de definir, implementar y promocionar el proyecto Ruta Europea del Queso, además de dinamizar a los agentes estratégicos del territorio para que participen y fomenten un producto turístico innovador, basado en un itinerario de sensaciones único en Europa. Desde el año 2017, la Mancomunidad del Norte de Gran Canaria se sumó a este organismo, desarrollando de manera activa en este tiempo diferentes acciones de difusión y promoción de los quesos norteños.