Compartir

Un desprendimiento ocurrido la pasada madrugada en la carretera de Tejeda a Artenara (GC-210) con la caída de piedras y rocas de gran tamaño sobre la calzada ha dañado el muro de contención de 5 metros de altura a lo largo de unos 20 metros de longitud, lo que ha obligado al Cabildo de Gran Canaria al cierre de la vía.

Las lluvias de los últimos días removieron y debilitaron el asentamiento natural del risco en su parte más alta lo que provocó el desprendimiento de las rocas que cayeron desde una gran altura y arrastraron el mallado ubicado en la parte más baja de la ladera. Este riesgo persiste en las zonas afectadas por el temporal de lluvia y nieve, por lo que hay que circular con máximo cuidado.

Para afrontar este desplome ocurrido en las cercanías del barrio del Rincón, los técnicos de la Consejería de Obras Públicas e Infraestructuras deberán sanear primero el risco para garantizar la seguridad de los operarios y después procederán a la retirada del material sobre la vía para posteriormente reponer el muro y la plataforma de la carretera.

El Cabildo solicitará la declaración de emergencia de la obra para iniciar los trabajos cuanto antes y reducir las molestias a los usuarios de la vía, que deberán acceder a Artenara por la carretera de Valleseco (GC-21).

Los perfiles de Facebook y Twitter @GranCanariaGC y CarreterasGC informarán de cualquier incidencia que se produzca y del desarrollo de los trabajos.