Compartir

La carretera que sube de Cazadores ha sido cerrada en su cruce con los Pechos por la caída de granizo y la presencia de placas de hielo que impiden la conducción. La noche transcurrió sin mayores incidencia, si bien se registró desplome de la temperatura y el inicio del fenómeno que se espera para esta jornada, para la que hay prevista tormenta y nieve. Asimismo, Ojos de Garza se ha llenado de coches a pesar de la petición de no aparcar por el peligro de que la riada los arrastre al mar como en 2015.

Dada esta previsión, elCabildo de Gran Canaria activó anoche su Plan de Emergencias Insular (PEIN) en fase de alerta y coordinó todos los medios para actuar en cuanto sea necesario.Para minimizar las afecciones, el Cabildo pide precaución a la población.

El fenómeno meteorológico entrará por el norte, si bien el alcance de la tormenta, con lluvias, viento y aparato eléctrico, puede alcanzar toda la isla, y la nieve afectar sobre la cota de 1.600 metros.

Las medidas tomadas son recomendar la suspensión de las actividades fuera de los centros escolares, las clases se mantienen, y restringir el acceso a la cumbre en vista de la nieve y hielo que se produzca dada su gran peligrosidad para la conducción. Un colapso en la cumbre con firmes helados o vehículos que obstaculizan el paso de los servicios de emergencias es una situación potencialmente peligrosa, tal como sucedió en la Península días atrás, con el añadido de que las carreteras de la cumbre, con curvas y desfiladeros, generan situaciones aún más peligrosas.

Para evitar daños mayores, el Cabildo pide a la ciudadanía que respete los cortes de carreteras, ya que además mover las vallas y saltarse esta prohibición puede conllevar sanciones de hasta 3.000 euros.

Asimismo, es necesario no aparcar en los cauces de los barrancos de la isla, lo que en cualquier caso está prohibido. Hay que recordar que en octubre de 2015 varios coches fueron arrastrados por la riada hasta el mar en Ojos de Garza. Las áreas recreativas y de acampada quedarán también cerradas durante la alerta.

El Cabildo de Gran Canaria pide a la población precaución para que no se ponga en peligro y colaboración en el seguimiento de las recomendaciones para facilitar la atención de las emergencias y no comprometer la seguridad del propio personal que atiende las diversas situaciones que puedan producirse.

Especial petición hace a los deportistas para que no realicen actividades en la cumbre hasta que pase la alerta, ya que hay atletas entrenando para la Transgrancanaria y mantienen la temperatura corporal por el propio entrenamiento, pero cualquier pequeño accidente como una torcedura se puede convertir en una situación de mayor peligrosidad y en un complejo rescate que compromete a los servicios de emergencias.

El Twitter del Cabildo y el del Carreteras del Cabildo informarán de las incidencias que se produzcan.

Administraciones y medios coordinados
La activación del Plan Insular se produjo tras la declaración del Gobierno de Canarias a tenor de las previsiones meteorológicas de la Aemet,y si bien, como previsión que es, su verdadero alcance se confirmará llegado el momento, las administraciones están obligadas a tomar las medidas necesarias para prevenir los posibles daños a la población, informó el consejero de Emergencias, Miguel Ángel Rodríguez.

En este caso, además, el riesgo puede ser alto porque se trata de una Depresión Aislada en Niveles Altos (DANA), con un comportamiento difícil de predecir pero que ya demostrado su potencia en el sureste de la Península con tormentas y nieve en su trayectoria hacia Canarias, lo que obliga a prestar especial atención a la situación hasta comprobar si penetra en la isla o se queda sobre el mar, lo que condicionará la intensidad de las lluvias, los vientos y la caída de nieve.

Vista la situación, la Consejería de Emergencias del Cabildo convocó una reunión del comité asesor previo a la activación del PEIN para valorar la situación con participación de representantes de la Dirección General de Seguridad y Emergencias del Gobierno canario, de los municipios de la capital grancanaria, Telde, Artenara y San Bartolomé de Tirajana y el Consorcio de Emergencias de Gran Canaria, Bomberos y Protección Civil, además de miembros de las Consejerías insulares de Obras Públicas, Medio Ambiente y Sector Primario (Aguas).

La vigencia del Plan de Emergencias Insular en fase de la alerta se mantendrá hasta que remita la situación.