Compartir

Las Palmas de Gran Canaria ha recordado hoy la figura del diputado comunista Eduardo Suárez Morales, líder de la izquierda política en la ciudad durante la II República, que fue fusilado en 1936 por las tropas franquistas, pocos meses después de ser elegido como miembro del Congreso de los Diputados por la provincia de Las Palmas.

El alcalde, Augusto Hidalgo, junto al concejal del Distrito Isleta-Puerto-Guanarteme, Sergio Millares, ha participado en el acto de la plaza que a partir de ahora llevará el nombre de Eduardo Suárez Morales, sobre la cubierta de la Escuela de Vela del Real Club Victoria, junto a la plaza de La Puntilla, muy cerca de dónde vivía el homenajeado y su familia.

Eduardo Suárez Socorro, hijo del diputado, y su nieto, Luis Méndez Suárez, han asistido también a este reconocimiento, en el que se ha destacado la lucha “infatigable” de este isletero en defensa de los derechos de los trabajadores y contra el caciquismo.

El homenajeado nació el 27 de enero del año 1906 en el barrio de La Isleta. Su padre fue maestro en La Puntilla, donde tenía una escuela en la que daba clases a los hijos de los obreros portuarios.

Eduardo Suárez recibió una gran influencia de su padre y desde joven se inclinó por el movimiento sindical y por la política. En 1932, ingresó en el Partido Comunista de España.

En febrero de 1936, Eduardo Suárez se presentó como candidato del Frente Popular al Congreso de los Diputados por la isla de Gran Canaria resultando elegido con un total de 30.576 votos.

El 6 de agosto de 1936, fue fusilado en Gran Canaria, junto a su compañero de lucha, el socialista Fernando Egea, con quien había liderado la resistencia al golpe militar del 18 de julio contra la II República.