Compartir

El Ayuntamiento de la Villa de Moya se sumó este viernes a los actos de repulsa y solidaridad con las víctimas del atentado terrorista perpetrado ayer en Barcelona, guardando un minuto de silencio a las puertas de las Casas Consistoriales. El alcalde norteño, Poli Suárez, quiso enviar un mensaje de condolencias a los familiares y al conjunto de la ciudadanía catalana, al tiempo que lamentó que “sigamos sufriendo este tipo de ataques que sólo pretenden sembrar el caos y desestabilizar las democracias de occidente”. En este sentido, Suárez deseó “que vuelva pronto la calma a la ciudad condal, para no ceder un ápice a los objetivos terroristas” y apeló a superar esta triste situación todos unidos.