Compartir

El Grupo Popular en el Cabildo de Gran Canaria ha exigido hoy al gobierno insular, tras anunciarse el cierre definitivo de la fábrica Aguas del Toscal, que restituya cuanto antes los dos núcleos ganaderos ubicados en Ingenio que fueron eliminados del Plan Territorial Especial Agropecuario (PTE-9) aprobado en Pleno el pasado mes de julio -con la abstención del PP- al considerar que podrían contaminar el acuífero del que se nutría la empresa embotelladora.

En concreto, el gobierno Tripartito decidió excluir del PlanAgropecuario, aprobado definitivamente por la Cotmac el pasado mes de febrero, los núcleos número 8 y 9, Lomo del Caballo y Llanos del Deán, respectivamente, tras las “alegaciones extemporáneas” presentadas por la entidad Aguas del Toscal ante el temor de que, a su entender, estos dos espacios de uso ganadero pudieran contaminar el agua.

Según la consejera popular Ana Kurson, “el gobierno de Antonio Morales, que tanto habla de Soberanía Alimentaria, ha hecho un ridículo espantoso, pues decidió excluir ambos núcleos ganaderos atendiendo una alegación extemporánea de la empresa de agua y apenas ocho meses después de aprobar el Plan nos hemos quedado sin estos dos espacios para uso ganadero y sin la fábrica embotelladora”.

Para la eliminación de estos dos núcleos, que reducen en torno a un 12% la superficie de Gran Canaria destinada a uso agropecuario, el gobierno insularestableció medidas y limitaciones adicionales, de carácter excepcional, en cuanto al perímetro de protección, no exigidas para otros acuíferos de la Isla próximos a explotaciones ganaderas.

Un criterio al que se opuso en su día el propio Ayuntamiento de Ingenio, queemitió un informe al respecto en el que se mostraba contrario a la exclusión de los dos núcleos ganaderos, ya que “las futuras granjas o instalaciones no tienen por qué afectar al acuífero siempre que se cumpla la normativa urbanística y la legislación sectorial”.

En este mismo sentido se pronunció el Grupo Popularen el Pleno de la Corporación, aduciendo entonces que ya existe normativa suficientemente categórica y clara, además de leyes sectoriales y órganos de control, para regular este tipo de situaciones relacionadas con el planeamiento.

Pese a todo, el gobierno insular optó por ceder a las exigencias de Aguas del Toscal y de la Dirección General de Ordenación del Territorio del Gobierno de Canarias y eliminó los citados núcleos ganaderos del PTE-9, documento clave para la ordenación del sector primario en la Isla que afecta a 58.000 hectáreas de terreno,y que ha sido el único Plan Territorial que ha llevado a Pleno el grupo de gobierno en lo que va de mandato.