Compartir

Los trabajos de reparación del desplome de la carretera de San Felipe (GC-751) como consecuencia del fuerte oleaje iniciadas este lunes tendrán un plazo de ejecución aproximado de 2 meses, informó el consejero de Obras e Infraestructuras, Ángel Víctor Torres, tras la visita a la obra junto al alcalde de Moya, Hipólito Suárez.

El también vicepresidente primero destacó que las obras se realizarán sin pausa y que la maquinaria está trabajandoa intervalos para permitir el tránsito de vehículos y reducir las molestias a los usuarios.

El primer edil destacó, por su parte, que la seguridad de los usuarios de la vía está garantizada y agradeció al consejero la celeridad de la actuación. “Desde el primer momento se interesó por la obra y hemos trabajado conjuntamente para que solo 8 días después la obra esté caminando”, añadió.

Torres explicó que los trabajos, con un importe de adjudicación de 187.000 euros,han podido comenzar en solo una semana porque el Cabildo los declaró de emergencias, lo que acorta los plazos. “Si hubiésemos actuado por un procedimiento normal no habríamos tardado menos de 4 meses en iniciar la actuación”, aseguró.

En cualquier caso, “la duración definitiva dependerá de lo que encuentren los trabajadores, pues se trata de una obra sin proyecto o catas previas al ser de emergencia, esperamos que incluso se pueda adelantar ese plazo de 40 o 50 días”.

La cercanía del núcleo poblacional con riesgo de quedarse aislado y el importante tránsito no solo de vehículos sino también de peatones y ciclistas, que alcanza los 1.000 usuarios diarios según los técnicos de Obras Públicas, permitieron tramitar la obra por la vía de emergencias, detalló el consejero.

La actuación incluirá los trabajos de derribo de los restos del muro, su reposición, construcción de una escollera de seguridad, y reposición de la calzada y asfaltado en un tramo de 25 metros que sufrió el deslizamiento del muro de contención y el hundimiento de la calzada.

“Se trata de una zona dentro de dominio público con una afección directa de la marea que afecta a los muros”, recordó Torres.

Por otro lado, a principios de febrero el Cabildo ya había adjudicado por la vía ordinaria una obra de recalce de muro en otro tramo de esa misma vía con un presupuesto de 70.000 euros, que se ejecutará próximamente.