Compartir

El Grupo Popular en el Cabildo de Gran Canaria ha vuelto a denunciar  el incumplimiento del gobierno Tripartito (PSOE-Podemos-NC) que preside Antonio Morales con el proyecto de asfaltado y encintado de la carretera de Hoya Pineda (GC-220), en el municipio de Gáldar, una actuación que tras un año de falsas promesas sigue sin ejecutarse pese al lamentable estado en que se encuentra la vía.

“Llevamos cerca de un año reclamando el asfaltado urgente de la GC-220 y, cada vez que denunciamos el deterioro que sufre la carretera, desde el Cabildo nos contestan que se arreglará de inmediato, pero la realidad es que siguen pasando los meses y Morales continúa de brazos cruzados sin resolver un problema que afecta a un gran número de vecinos”, afirma el portavoz popular, Felipe Afonso El Jaber.

El consejero del Grupo Popular recuerda que el gobierno Tripartito, a través del consejero socialista de Obras Públicas, Ángel Víctor Torres, se comprometió en febrero del pasado año, tras un encuentro con el alcalde de Gáldar, a iniciar los trabajos de forma inminente, “pero ya vemos que a día de hoy no han movido un dedo a pesar de que la obra ya cuenta con proyecto técnico y presupuesto”.

“Ante los graves perjuicios que esta situación está causando a los vecinos, le exigimos de nuevo a Morales que se tome en serio a los habitantes de esta zona y que, en vez de perder el tiempo en pleitos absurdos y peleas con otras instituciones, se centre en sus competencias y atienda las quejas de los ciudadanos por el deplorable estado de la GC-220”, señala Felipe Afonso El Jaber.

El portavoz popular Felipe Afonso El Jaber, que hace unos días volvió a visitar la zona para comprobar in situ el estado actual de la GC-220, corroboró de primera el evidente deterioro de la calzada, sobre todo a la altura de la Ermita de San Isidro El Viejo, “un tramo especialmente peligroso tanto para los conductores como para los peatones”.

Además de esta carretera, el Grupo Popular viene denunciado desde hace meses el retraso de las obras de asfaltado en otros muchos puntos de la red viaria de Gran Canaria, cuyo inicio se sigue demorando por la preocupante parálisis en la gestión del gobierno de Morales.