Compartir

.- 2017 arranca en el Cuyás con la versión femenina de 'El florido pensil', adaptación teatral firmada por Kike Díaz de Rada del librode Andrés Sopeña sobre la “(des)educación” a la que durante el franquismo se sometió a los niños que estudiaban en la escuela nacional-católica. Será los próximos 13 y 14 de enero a las 20.30 horas.

En el 20º aniversario de la exitosa versión masculina y con gran sentido del humor, la compañía TanttakaTeatroa retrataesta vez las técnicas “(des)educativas” de las que también fueron víctimas ellas, niñasque acudían a unasaulas presididas por crucifijos y retratos del Caudillo y José Antonio.

En el caso de las chicas, el objetivo del sistema era convertirlas en esposas y amas de casa perfectas, por lo que sufrieron doblemente esa deseducación. Primerocomo alumnas y después como mujeres, ya que “lo que la escuela pretendió con ellas fue industrializar la producción de amas de casa a base de materias como Labores u Hogar”, explican desde la compañía, que siempre había querido hablar de esa “doble tenaza” que aprisionó a la mujer en la España de Franco. “Ahora que nos han pedido la reposición del Florido con motivo de su vigésimo cumpleaños, hemos rescatado la idea de hacer la versión femenina”, confiesan.

En efecto, con 'El florido pensil', TanttakaTeatroa había contado solo una parte de la historia, ya que la obra se ceñía al punto de vista masculino. “Faltaba la otra parte del currículum, el otro lado del patio del recreo, la mirada desde la puerta de la lado, el mundo de las niñas”, añaden sus responsables, para quienes las divisiones masculina y femenina de las escuelas franquistas “eran dos mundos paralelos tan cercanos como distintos, dos universos encerrados en el mismo edificio con dos propósitos muy diferentes”.

La obra está dirigida por Fernando Bernués y Mireia Gabilondo y protagonizada por un grupo de actrices vascas, Loli Astoreca, GurutzeBeitia, Teresa Calo, Elena Irureta e Itziar Lazkano, que dan vida a cinco muchachas sometidas a la absurda e ideológica brutalidad del sistema educativo que domino la España de la posguerra.

Se trata de Briones, hija de una familia emigrante; la roja y proletaria Alberdi; la rural Bittori Artola, procedente del típico caserío euskaldún; la acomodada Aguirre y la rica Jáuregui, a las que dan clase la señorita Inmaculada, sor Angustias, doña Jacinta o doña Jimena, la profe de gimnasia, en un centro por el que también merodean el cura don Secundino, la criada gallega Simoniña o una inspectora falangista de la Sección Femenina.

A partir de 12 euros (más descuentos), las entradas para este espectáculo están a la venta a través de los canales habituales con que cuenta la Fundación de las Artes Escénicas y de la Música de Gran Canaria, que gestiona el Cuyás: la taquilla y la web del Teatro (www.teatrocuyas.com) y Entradas.com.