Compartir

 Se ejecutaron en el mismoobras como el aplacado en piedra artificial, imitando a la cantería de Gáldar, para proteger la superficie de este muro y evitar la aparición de humedades constantes que afeaban su imagen.
La actuación de esta segunda fase se incluyó en el Plan de Cooperación del Cabildo de Gran Canaria para la anualidad de este año 2016, siendo adjudicadas las obras de finalización del embellecimiento con un presupuesto de 42.000 euros.

Se trata de una obra de revestimiento que era una de las demandas pendientes de este barrio ya que al contrario que la pintura donde sobresalían las humedades esta actuación soluciona de forma definitiva la imagen de este muro en la carretera que conduce a Sardina.