Compartir

El Cabildo de Gran Canaria ha celebrado una jornada abierta de análisis sobre la presencia, influencia y necesidad de la transparencia también en los medios de comunicación con el objetivo de generar una conciencia crítica en cuanto al análisis de los medios y de su protagonismo y responsabilidad en la formación de la opinión pública.

Según detalló el consejero de Empleo y Transparencia, Gilberto Díaz, en la apertura del acto, la finalidad es impulsar, difundir y profundizar en el ámbito de la Transparencia en los medios, un pilar básico en cualquier sociedad democrática. “Sin opinión pública bien informada la calidad democrática se atenúa”, añadió.

Para ello los ponentes han expuesto y debatido sobre los modelos de transparencia en los propios medios de comunicación, sobre la necesidad de conocer los intereses a los que responden, y sobre el vínculo entre una prensa libre y la transparencia, como herramienta para que los ciudadanos adopten decisiones lo menos sesgadas posibles, y lo más instruidas e informadas posible.

Así la doctora en Ciencias de la Comunicación por la Universidad de Navarra, María José Cantalapiedra, disertó sobre la transparencia periodística y analizó los aspectos más destacados en el mundo de la comunicación en vinculación con la transparencia.

La especialista en comunicación institucional y doctoranda actual en Ciencias Políticas y Administración Pública, Encarna Hernández, abordó la cuestión de si puede haber libertad de prensa sin transparencia y analizó las claves sobre democracia y medios en la era del gobierno abierto.

Por su parte, el periodista y comisionado de Transparencia de Canarias, Daniel Cerdán,profundizó en la idea de que la aplicación práctica de la transparencia conlleva que la misma sea fuente de información, por lo que los medios pueden acudir a ella a fin de nutrir la noticia.

Los asistentes participaron en un debate con los ponentes además del director del periódico La Provincia, Antonio Cacereño, y el subdirector del Canarias 7, Vicente Llorca, en el que intentaron dar respuesta a cuestiones como si es lícito o exigible que la ciudadanía sepa quién está realmente detrás de los medios, quién informa, quién les paga y a qué intereses responden, si existen instrumentos para conseguirlo, y la regulación existente y la deseable en esta materia.