Compartir

El Ayuntamiento trabaja asimismo para habilitar el polideportivo municipal García Tello con nuevas camas para personas sin hogar en caso de que sea necesario

  

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a través del área de Servicios Sociales, para reforzar la atención a las personas más vulnerables del municipio con motivo de la crisis del COVID-19, ha ampliado sus recursos alojativos y dispone en estos momentos de un total de 259 plazas para personas sin hogar.

Asimismo, el Consistorio trabaja en estos momentos para acondicionar y dotar de medio centenar de nuevas plazas el polideportivo municipal García Tello en caso de que fuera necesario reforzar el dispositivo de atención a las personas más desfavorecidas durante la emergencia sanitaria.

La concejala de Servicios Sociales, Carmen Luz Vargas, detalla que “con motivo del estado de alarma, el Ayuntamiento ha habilitado 52 camas en el nuevo Centro de Emergencias de El Polvorín y ha proporcionado alojamiento a 50 personas en el Centro de Día de la antigua fábrica de hielo, el primer equipamiento social de estas características de España”.

Estos dos centros, que se encuentran operativos desde hace una semana, ofrecen a los usuarios una atención integral 24 horas, con personal social y sanitario, e incluye la cobertura de necesidades básicas como alimentación, aseo y lavandería, explica la concejala.

Estas plazas se suman a las 120 que se reparten en los tres albergues municipales de Gánigo, El Lasso y La Isleta y a las siete que hay en estos momentos en los pisos de tutela municipal. Asimismo, el Ayuntamiento mantiene alojadas en hostales a otras 27 personas sin recursos económicos ni red de apoyos.

Además, también se alojan en hostales tres personas que por el impacto de la emergencia sanitaria no tienen un lugar en el que habitar debido a que carecen de red de apoyos y se han quedado sin trabajo ante el cese de gran parte de los servicios.

Desde que se inició el estado de alarma, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha reforzado la atención a las personas más desfavorecidas con diferentes líneas de ayuda con el objetivo de que sufran el menor impacto posible durante la emergencia sanitaria.

Con respecto a las personas sin hogar, la concejala de Servicios Sociales indica que se ha ampliado la capacidad de los recursos municipales para que nadie se quede atrás en la lucha contra el virus” y destaca que “el colectivo de personas sin hogar tiene una salud delicada porque en su mayoría tienen enfermedades crónicas y drogodependencia”.