Compartir

 El alcalde Augusto Hidalgo, junto a Encarna Galván, ha conocido hoy las mejoras realizadas en la Jefatura y ha supervisado la entrega de una nueva remesa de los 556 chalecos antibala que se van a adquirir en el presente mandato con una inversión de cerca de 290.000 euros

 

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, acompañado de la concejala de Presidencia, Cultura y Seguridad Ciudadana, Encarna Galván, supervisó esta mañana la finalización de las obras del armero ubicado en la Jefatura de la Policía Local, en Miller Bajo, a la vez que ha asistido a la entrega a varias decenas de agentes del cuerpo municipal de seguridad de una remesa de nuevos chalecos antibala ya recibida, y que forman parte de los 556 que se han empezado a adquirir desde 2016 para reforzar la seguridad de los agentes.

“Hemos destinado 35.000 euros a las obras de mejora del armero de Miller Bajo y cerca de 290.000 euros en la compra de chalecos antibala, porque somos conscientes de la necesidad de reforzar la seguridad de nuestros agentes, los hombres y mujeres que velan cada día por la seguridad de todos los que vivimos o vienen a esta ciudad”, explicó el alcalde.

La Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria cuenta en la actualidad con tres armeros, que son los lugares donde se guarda cada arma cuando los agentes terminan su servicio, ya que tienen la obligación de dejar la pistola en las comisarías. Están en Miller Bajo, la Comisaría de Santa Catalina y otro en el Cemelpa.

Los tres cuentan con espacios cerrados y controlados y todas las medidas de seguridad y lo que ha hecho el Ayuntamiento es, precisamente, reforzar el armero de Miller Bajo, que es el más grande y el más moderno y que en estos momentos cuenta con un cerramiento exterior del edificio que garantiza el perímetro de seguridad, así como con elementos fijos que impiden la entrada forzada al interior.

De esta forma, para acceder al armero, hay que pasar por dos controles, uno de puerta blindada con ocho puntos de anclaje al marco y que se abre a través de un doble sistema de llave y de código; y un segundo control da acceso al armero propiamente dicho, que cuenta con una puerta y pared vallada con acceso a través de código.

Con estas mejoras en las instalaciones, los 377 armeros disponibles en la Jefatura de la Policía Local cuentan con un moderno sistema de seguridad formado por dos zonas frías para comprobación de armas, una mesa de mantenimiento de armas y dos cámaras de seguridad colocadas estratégicamente apuntó la concejala de Seguridad, que añadió que “en la actualidad, entre los armeros y cajas de seguridad contamos con más de 600 armas depositadas”, añadió Galván.

En cuanto a los nuevos chalecos antibalas/antipinchazos, se trata de otro compromiso del Ayuntamiento para mejorar los medios con los que hasta ahora se contaba. Se han invertido un total de 289.134 euros en comprar 556 chalecos.

En concreto, en 2015 se incorporaron 12 chalecos destinados al personal de tiro; en 2016 se adquirieron otros 15 para el servicio ordinario por un importe de 16.784 euros; en 2017 se compraron 112 chalecos para el GOIA y servicios ordinarios, con un presupuesto de 58.289 euros; y en 2018 hay presupuestados 14 chalecos para personal femenino de los GOIA y la compra mediante concurso, de 403 chalecos, por importe de 197.470 euros.

En total los chalecos ya adquiridos son 149, entre los que se encuentran los 20 que hoy se entregaron, mientras que están pendientes de entrega otros 407, que se esperan en primer semestre del 2019.

“De esta forma, toda la plantilla quedaría protegida por este elemento fundamental para la seguridad”, garantizó el alcalde

Además, también hoy se mostraron los nuevos guantes que en unos días se van a incorporar, en prueba, para ayudar en la detección de metales.

Hidalgo aprovechó también para destacar la importancia del adiestramiento y prácticas en el uso de las armas por parte de los agentes, necesidad que en la actualidad se cubre en la Policía Local con dos policías, un instructor y un monitor de prácticas. “Es importante saber que cada policía tiene la obligación de hacer un número de prácticas al año y que en estos momentos vamos a buen ritmo para seguir cumpliendo con esta obligación”, aseguró.

Esas actuaciones en materia de equipación se suman a las adquisiciones que se han realizado en los últimos meses para incorporar 22 vehículos patrulla y 15 motos, 3 furgones para el GOIA. En cuanto a medios personales, además de los 22 agentes recién incorporados tras finalizar el periodo de prácticas, actualmente se celebra el proceso selectivo para sumar 68 agentes más al cuerpo