Compartir

Este equipo, integrado por especialistas de varias disciplinas, valora las secuelas de algunos de estos pacientes

Hay un grupo de pacientes que, tras 6-8 semanas de la fase aguda, permanecen afectados y es especialmente a éstos a quienes se les está prestando una especial atención

El Complejo Hospitalario Universitario de Canarias (HUC), adscrito a la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, puso en marcha hace más de un mes el seguimiento de los pacientes que han pasado la infección por COVID-19 y se encuentran ya de alta hospitalaria, con la finalidad de evaluar las potenciales secuelas respiratorias que ésta ha podido dejar.

Dicha actividad se está llevando a cabo por la Unidad Multidisciplinar Especializada en Enfermedades Pulmonares Intersticiales de este centro hospitalario, acreditada por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR)

Este proyecto surge de la iniciativa de los propios profesionales que, ante experiencias previas con otros tipos de coronavirus, como los que condicionaron los brotes del síndrome agudo respiratorio severo, SARS, o el síndrome respiratorio de Oriente Medio, MERS, en las últimas dos décadas, entendían se hacía necesario llevar a cabo un seguimiento de los mismos dada la posibilidad que en un determinado número de ellos presentaran secuelas respiratorias de significación clínica.

Según el Dr. Orlando Acosta, neumólogo y coordinador de esta Unidad, “buena parte de los pacientes hospitalizados han sido dados de alta sin alteraciones radiológicas pulmonares o síntomas respiratorios relevantes, pero hay un grupo que, tras 6-8 semanas de la fase aguda, permanecen afectados y es especialmente a ellos a los que se les está prestando una especial atención”.

El Dr Acosta añade que “estamos observando que, si bien muchas de las alteraciones pulmonares, reconocibles en dicho momento, parecen ser cambios inflamatorios que terminarán involucionando, en una proporción menor quedarán lesiones duraderas de tipo fibrótico”.

Este equipo de especialistas continuará en los próximos meses realizando un seguimiento estrecho e individualizado de estos casos con la finalidad de evaluar el alcance de estas repercusiones y poner en marcha las estrategias terapéuticas que correspondan en cada caso.