Compartir

Es una de las conclusiones y debate del acto “Gran Canaria revolución renovable”, que congrego más de 450 personas en el Paraninfo de la ULPGC
No hay que bajar la guardia ante la corriente pro energías renovables, aún surgirán obstáculos contra su penetración, advierte Antonio Morales
Placas en todas las casas y no que estén en manos de cinco empresas, esencial para la auténtica democratización y el precio final, alerta el experto Jorge Morales 
 De hecho, la tecnología y los inversores existen, el problema es burocrático, apunta Juana González
El Cabildo lidera un cambio energético para Gran Canaria que frene la entrada de barriles de petróleo
Jorge Morales: Se pasó del carbón al petróleo porque era más fácil de transportar y tenía mayor potencialidad, las mismas razones por las que hay que pasar a las renovables
El gas no es una transición, es un obstáculo y una tecnología del siglo XX ya obsoleta entrado el XXI 

Que Gran Canaria no haya roto su dependencia con la gasolina y el gasoil a pesar de sus horas de sol y su viento, con picos que son récord mundial, resulta del todo kafkiano, y además no hay que bajar la guardia ante la corriente pro energías limpias reinante porque aún surgirán obstáculos para impedir su penetración, de hecho existe la tecnología necesaria e inversores no faltan, el problema es burocrático, tanto que un aerogenerador aún puede tardar hasta cinco años en estar instalado.

Se trata de parte de las conclusiones del estreno del documental ‘Gran Canaria revolución renovable’ con la participación de una docena de expertos y representantes públicos al que siguió un debate con el presidente del Cabildo, Antonio Morales, y el conocido ingeniero Jorge Morales, un acto que congregó más de 450 personas en el Paraninfo de la Universidad, a las que se suman varias decenas por internet, lo que demuestra el interés que genera el futuro sostenible de Gran Canaria basado en una transición energética por la que lucha la Institución insular.

Tales son las trabas que no hay interés en resolver la situación de la servidumbre aeroportuaria, por ejemplo, pues a pesar de ser obsoletas y existir tecnología mucho más moderna para garantizar la seguridad aérea no son modificadas por el Estado e  impiden la instalación de aerogeneradores, citó el presidente insular, Antonio Morales, quien recordó que producir energía en Canarias cuesta la friolera de 1.300 millones de euros más que en la Península.

La doctora en ingeniería Julieta Schallenberg hizo un recorrido por la historia de la energía de Canarias, que no es otra que la historia de una dependencia, pues las islas fueron pasando de la autonomía a la importación absoluta, y en ese recorrido Canarias pasó del carbón al petróleo porque era más fácil de transportar y por su mayor potencial calorífico.

Precisamente esas son las razones por las que hay que dar el salto ya a las renovables, las energías limpias no hay que transportarlas, ya están en la tierra, y tienen una eficacia superior, resaltó Jorge Morales, con quien hubo acuerdo con que ahora no pueden quedar en manos de cinco empresas que controlen los precios, cada casa debe tener su propia placa solar para que se beneficie de una auténtica democratización energética.

Es más, el 10 por ciento de la población española no puede pagar el recibo de la luz, y ello no solo cambiaría con el autoconsumo, sino que las instituciones se podrían plantear proporcionarles la energía. Tener una placa genera más beneficio porcentual que el que proporcionaría ningún banco, de manera que las ventajas son indudables, apuntó el conocido experto, quien agregó que ya Noruega se plantea que sus vuelos internos sean realizados con aviones propulsados con energías renovables.

Alemania más con menos sol que Canarias

Asimismo, Antonio Morales, quien bromeó con el excedente de horas de sol de Alemania con respecto a Canarias, subrayó que más de a mitad de la energía renovable que se produce en ese país se genera en hogares, por lo que una de las apuestas del Cabildo pasa por el autoconsumo en casas y empresas.

Lograr la penetración es en definitiva un “problema político, de querer hacerlo”, subraya el ingeniero Roque Calero, mientras Juana González, directora de Energyhub, agrega que todos los partidos de Cataluña alcanzaron un acuerdo por la transición energética y este tipo de acuerdos “es lo único que puede dar seguridad jurídica”. Se trata además de un consenso que en Canarias no se ha dado, pues el Observatorio regional de la Energía, por ejemplo, integra a las empresas eléctricas, del gas y el petróleo, pero solo a dos de energías renovables, un desequilibrio que no habla precisamente de transición y democratización. Los inversores ni siquiera quieren ayudas, sino que les quiten las trabas burocráticas, explica.

En España, al contrario que en otros países europeos, es ilegal verter en la red y el impuesto al sol arruinó a muchas empresas y llevó al país a los tribunales internacionales, recordó el consejero de Energía, Raúl García Brink, quien recordó que el Cabildo ha tenido que empezar de cero porque no había ni un departamento para esta transición y creó una consejería y el Consejo Insular de la Energía, ha firmado el Pacto de los Alcaldes de Europa, ha encargado un diagnóstico, elabora hojas de ruta con los ayuntamientos, y ha instalado una red de recarga para coches eléctricos, entre otras medidas, si bien la más importante será la Central Chira Soria.

La Catedral de Santa Ana dentro de Chira Soria

El responsable de Infraestructuras de Red Eléctrica, Daniel Pérez, lo tiene claro, Chira Soria es probablemente la obra de ingeniería más compleja en la que se trabaja en el mundo, con una cavidad en la que cabría la Catedral de Santa Ana y que colocará a Gran Canaria en la vanguardia internacional, y además de permitir la penetración de las energías renovables proporcionará una seguridad y flexibilidad hasta ahora no conocida.

A ellos se suma que los aerogeneradores actuales producen lo que quince de los antiguos, de modo que el territorio se podrá aprovechar mejor, agregó Enrique Rodríguez, presidente de Acer, y las placas solares está alcanzando una versatilidad que se pueden instalar en tejados, cristales y casi cualquier superficie, por no hablar de que existen pinturas que directamente generan energía, más que el Cabildo está con la primera fase del estudio del potencial de la geotermia de Gran Canaria, porque de confirmarse que es explotable, el calor de la tierra será esencial en su mix energético junto a la necesaria introducción del coche eléctrico.

Polución cero, una cuestión de salud

Ya no es solo un problema medioambiental, apunta Germán Hiller, delegado de Auve, es un problema de salud y a partir de 2020 se vivirá la auténtica explosión del vehículo verde, las marcas ya han visto que el combustible y el convencional no tiene futuro y los están dejando hasta de fabricar.

Y además en Gran Canaria la autonomía no es problema ninguno, los esfuerzos hay que centrarlos, apuntó Jorge Morales durante el debate, en la posibilidad de que se pueda recargar en la vía pública, de modo que a la red de recarga del Cabildo se sumen nuevos puntos promovidos por cada ayuntamiento hasta que no haya que tener garaje para gozar de un eléctrico y Gran Canaria pueda tener polución cero.

La mayor de las unanimidades llegó con el gas, pues todos concluyeron que es innecesario, lejos de ser un elemento de transición es un obstáculo a las renovables, por no decir que una tecnología del todo obsoleta nacida en el XX pretendiendo ser introducida avanzado el XXI, de modo que celebraron que el Estado esté ya estudiando su descarte definitivo, lo que no implica que el riesgo de que quiera ser introducido por la puerta de atrás del puerto haya pasado.

Con todo, desde sol a raudales, viento a mansalva, al agua y el calor de la tierra, además de la tecnología que avanza “endiabladamente”, como apunta el presidente insular, y la cantidad de inversores interesados, el futuro sostenible de Gran Canaria es del todo posible, máxime con una sociedad que ya empuja, pero aún tiene grandes grupos de interés que harán lo posible por frenarlo, así que el futuro es halagüeño pero que la lucha no ha hecho sino empezar.