Compartir

El gobierno de Antonio Morales quita más de 1.000.000 de euros para la rehabilitación de viviendas y lo destina a subvenciones nominativas.

Ylenia Pulido: “Nunca imaginé en Vivienda tener que quitar recursos económicos de algo tan importante como los ARRURs; evidencia el desprecio de este gobierno al derecho a la vivienda”.

 

La aprobación definitiva de los presupuestos del Cabildo para el año 2019 tuvo lugar el pasado 18 de enero. Aún no ha pasado un mes desde que se aprobara y nos encontramos con una Modificación de Crédito Extraordinaria que le resta más de 1.000.000 de euros -casi el 40 por ciento del total- a la partida dedicada al Consorcio de Viviendas de Gran Canaria. Esta cantidad estaba destinada para la rehabilitación en edificios y viviendas, de urbanización o reurbanización de espacios públicos, así como la cofinanciación de Actuaciones de Regeneración y Renovación Urbana y Rural (ARRURs) a propuesta de los ayuntamientos de la isla. Para Ylenia Pulido, Consejera de Podemos en el Cabildo de Gran Canaria y Consejera de Vivienda entre 2015 y 2017: “Nunca imaginé en Vivienda tener que quitar recursos económicos de algo tan importante como los ARRURs; evidencia el desprecio de este gobierno al derecho a la vivienda”.

La modificación de crédito le quita 1.005.210,06 de eurosal Consorcio de Viviendas para enviarlas a 9 subvenciones nominativas, entre las que destacan 300.000 euros a la Diócesis de Canarias para la reforma de un inmueble en Guía. A este millón de euros, se le suman 50.000 euros que también sacan de rehabilitaciones de viviendasy que son ahora destinados a un suplemento de crédito para el Gran Canaria Sum Festival, que ya contaba con una subvención directa desde Presidencia de 50.000 euros, por lo cual ahora se estará financiando con 100.000 euros de dinero público a este festival que por ahora el cartel cuenta con 30 hombres y 2 mujeres. Para Pulido: “Si no saben cómo gastarse el dinero que tienen en el presupuesto, que hagan lo que hacen en otras consejerías: mandarle el dinero a los ayuntamientos consorciados para que ellos lo ejecuten”.