Compartir

50 millones de euros es el impacto económico directo

Cabildo acaba de licitar la construcción del Centro de Producción Audiovisual de Gran Canaria por 7 millones

Albergará todos los servicios que necesitan las producciones de cine y televisión

El objetivo es atraer más rodajes y ampliar los días de estancia con esta oferta de interiores

Ocupará una superficie de 6.000 m2 distribuidos en dos naves diáfanas con superficies útiles de 1.800 m2 y 1.200 m2

 

El Centro de Producción Audiovisual de Gran Canaria con sus dos platós para grabaciones de interior y todos los servicios necesarios para producciones de cine y televisión serán únicos en el archipiélago y colocarán la isla a la vanguardia del sector audiovisual, afirmó hoy el presidente del Cabildo, Antonio Morales, quien agregó que el objetivo es atraer más producciones y ampliar la estancia y, por ende, la generación de riqueza.

El estudio realizado por la Sociedad de Promoción Económica de Gran Canaria arroja un impacto económico directo de partida de 50 millones de euros en la próxima quincena, que será aproximadamente el periodo de gestión que se sacará a concurso, aunque hay que sumar el impacto que generarán las producciones atraídas por los platós que además rodarán en exteriores de la isla, así como la creación de empresas de servicios y empleo.

Las obras del Centro acaban de salir a concurso por 7 millones de euros, el plazo estará abierto hasta mediados de febrero y la previsión es que la adjudicación y contratación se efectúe antes de julio con un plazo de ejecución de 14 meses, se manera que ese vanguardista centro esté culminado en el segundo semestre de 2020.

Asimismo, el Cabildo, que ya ha invertido casi un millón de euros en la adquisición y desmonte, prevé licitar antes de que acabe este año la gestión integral de del Centro para que a finales de 2020, en cuanto culminen las obras, los platós de Gran Canaria estén a pleno rendimiento con el equipamiento necesario para su funcionamiento con los estándares de calidad que necesitan las productoras, mientras la gestora proporcionará las peticiones adicionales de cada producción.

Platós a la última

Los platós se construirán en una parcela de 21.000 metros2, adyacente al recinto ferial, en la que se edificará una superficie de unos 6.000 m2 distribuidos en dos naves diáfanas de 16 metros de altura y con superficies útiles de 1.800 m2 y 1.200 m2, respectivamente.

Ambos platós son prácticamente gemelos en su distribución y cuentan con una planta sótano en la que se ubicarán los almacenes, aseos, cuartos de limpieza, un espacio de esparcimiento para los trabajadores y el control de vigilancia. En la planta baja estarán además los camerinos privados y uno común, la peluquería, el vestuario, una sala de maquillaje, un pequeño comedor con cocina. Por último, en la planta alta se encontrarán las oficinas, la sala de producción y postproducción, una sala reuniones y un espacio polivalente para usos varios.

Las tres plantas estarán conectadas por los platós, que alcanzarán los 12 metros de altura libre.

Además se edificarán dos espacios anexos para rodajes exteriores que ocuparán más de 4.000 metros cuadrados, y una zona exterior ajardinada de acceso principal y vigilancia del recinto de 1.500 metros cuadrados. Otros 6.000 metros cuadrados estarán dedicados a la edificación de los viales interiores y los accesos de los coches pesados que transitarán a diario se establecerán en la rotonda de entrada al edificio de Correos que se encuentra en la recta de Los Tarahales y a través de la calle Alférez Provisionales.

El Centro de Producción proyectado por la UTE Héctor Portillo Santana y Huca Arquitectura SLP hace que los dos platós se unan en un único punto en el que se encontrará el acceso principal y control, lo cual facilita la posibilidad de que ambos platós puedan usarse por separado para dos producciones simultáneas, o de forma conjunta para un único rodaje.

Tal y como explicó el arquitecto Héctor Portill, el Centro contará con una fachada que “intenta reflejar la esencia del cine”, es decir, será un espacio cerrado como exigen los rodajes, pero simulan ventanas que al darle luz pueden mostrar “cualquier cosa”, para lo que tomó como referencia los carretes de cine.

El espacio también estará aislado acústicamente y contará con una planta fotovoltaica para consumo del propio Centro y con un sistema de climatización que además funcione como extractor de humos.

Antecedentes

El Cabildo inició una nueva política de impulso al sector audiovisual al comienzo del mandato con el objetivo de atraer productoras nacionales e internacionales a la Isla para rodar tanto largometrajes, como series y programas de televisión, documentales y publicidad, así como estabilizar esta incipiente industria cinematográfica.

En 2016, la Sociedad de Promoción Económica del Cabildo detectó que estas productoras demandaban también la posibilidad de rodar en interiores, por lo que este Centro de Producción no solo dará respuesta a esa necesidad, sino que permitirá captar más rodajes, todos aquellos para los que es determinante contar con interiores, así como ampliar la estancia de los que eligen Gran Canaria a pesar de no contar con platós.

En cuanto detectó la oportunidad que contar con platós de cine y televisión suponía para Gran Canaria, el Cabildo inició las actuaciones necesarias encaminadas a la construcción de todo un Centro de Producción Audiovisual, es decir, un conglomerado con todos los servicios que grandes producciones de cine y televisión puedan necesitar, un camino que no ha estado exento de retos.

 

El primer paso fue adquirir la parcela de 21.000 metros cuadrados, de los que se usarán 6.000, que era propiedad del Estado, y ya en octubre de ese mismo año logró cerrar un acuerdo para su compra por 1,2 millones de euros, acto seguido, en diciembre, sacó a concurso la redacción de los proyectos técnicos y dirección facultativa, que fue contratada en junio de 2017 y cuatro meses de plazo.

En febrero de 2018 sacó a concurso el desmonte del terreno, que se adjudicó por algo más de 400.000 euros y se ejecutó en verano para adecuar la parcela, por lo que el terreno ya se encuentra preparado para poder comenzar la edificación en cuanto sea adjudicada la obra tras su salida a concurso.